Sabina, ZP y Gorbachov

A Joaquín Sabina le han debido vender un “chocolate” en muy mal estado y el hombre se ha debido pillar un cuelgue demasiado profundo para decir que a Zapatero se le va a recordar como a Gorbachov. Semejante machada solo ha tenido parangón cuando Leire Pajín comparaba el turno de la presidencia de España en la UE, el primer semestre de 2010 –donde ZP se cayó del burro y descubrió la crisis del déficit español- con la gira europea del presidente Obama para anunciar la doña una mágica “conjunción planetaria” que haría temblar al mundo ante el encuentro de estos dos grandes líderes del Universo (sic).

Bueno, imaginamos que este gran poeta y cantautor que es Sabina se habrá referido a la similitud que hay entre el ex dirigente de la vieja URSS y el aún presidente español a la hora de destruir ambos sus respectivos partidos políticos, Gorbachov el PCUS y Zapatero el PSOE. En lo demás el ruso y el español se parecen como un huevo y una castaña, afortunadamente para Gorby que sí está en la Historia del siglo XX, mientras que Zapatero no sabemos si llegará a la enciclopedia de la Real Academia de la Historia donde, por lo que se ve, se regalan hagiografías a granel, escritas por los amigos y admiradores de cada personaje. O sea, la de Zapatero la escribirá Suso del Toro.

Durante el viaje oficial que Gorbachov realizó a España desde la jefatura de la URSS el Rey le ofreció una cena de gala en el Palacio Real, y tras el banquete el Rey don Juan Carlos acompañó a Gorbachov por los salones de palacio y se acercó a un destacado grupo de políticos entre los que se encontraban Felipe González, Adolfo Suárez y Jordi Pujol, entre otros, y el Rey dijo al mandatario ruso: “señor aquí tenéis un amplio espectro de la política española”, y Camilo José Cela que en ese momento se sumó al grupo le corrigió al Rey su afirmación y precisó: “los espectros, Majestad”. Y estamos hablando de políticos de fuste de la transición y no de este OVNI que se llama Zapatero, el de la ceja artística que ha dejado este país como un sembrado, a la izquierda destrozada, cinco millones de parados, a la nación arruinada, al país metido en dos guerras que son dos grandes mentiras, y al PSOE hecho unos zorros.

Lo de Zapatero igual a Gorbachov debe de ser un chiste de los que le cuenta al trovador de Madrid la princesa Letizia. Es como comparar a Moratinos -fracasado en la FAO- con Metternich, o la Chacón con Cleopatra, siguiendo esas demenciales vidas paralelas que tanto le gustan a Pedro J. Otro que ha perdido el “oremus” y que adora a ZP y que ya solo escribe cuentos chinos, a ver si le hacen académico de la Lengua, o de la Historia, o dela Gastronomía que es donde de verdad tienen algo de mano todavía los Anson.

Pero ¡hombre de Dios y del pueblo de Madrid! Admirado Joaquín Sabina ¡despiértate! Y asómate a la Puerta del Sol donde está sentado el pueblo de Madrid en protesta contra todo lo que pasa en este país donde gobierna Zapatero. Tu admirado ZP. Y no es que el muchacho sea malo de por si, sino porque es un simple que se ha equivocado en todo y todavía no sabe ni lo que es España, ni lo que ocurre a su alrededor. Ni siquiera se ha percatado lo que le pasó a su partido en toda España el pasado día 22-M, y ahí está el hombre sacando pecho de zombie en el debate de la nación.