Bankia sin Consejo y Sacyr a palos

La economía y los negocios mandan, porque el patio no está para bollos y hay que atar cortos a los poderosos y los banqueros. Máxime si reciben dinero del Frob y luego no dan créditos a casi nadie como es el caso de Caja Madrid o de ese objeto volador no identificado que se llama Bankia. El que bajo la batuta de Rodrigo Rato y su lugarteniente Norniella –dos que no saben nada de banca- se aprestan a salir a Bolsa con un Consejo de Administración en el que el único que sabe sumar es el Consejero Delegado, Verdú, porque los que vienen de las Cajas fusionadas solo saben restar, como se apreciaen la pésima situación cercana a la quiebra en la que han dejado sus respectivas entidades.

El resto de consejeros o son amigotes del clan “ratista”,o vienen de la política (IU,PSOE y sobre todo PP). Y con esos mimbres quieren los de Bankia pasar el cazo en la escena financiera internacional (léase el reciente artículo de Primo González en su blog “retablosfinancieros.com”).

Bueno siempre habrá un membrillo o un fondo corsario que pique el anzuelo del “ofertón” de Bankia donde se dice que garantizan una rentabilidad del ¡7%!, además de poner las acciones al ¡50%! del valor inicial, para darle un margen de negocio a los inversores. Vamos, Rato está que tira la Caja por la ventana, pasen y vean la salida a Bolsa filosofal de Bankia donde se convertirán el papel en oro a toda velocidad. Y eso con que la Bolsa no se desplome en los próximos días por la crisis griega con lo que la salida a los mercados se debería posponer para el otoño, lo que no estaría nada mal y a ver si para esa fecha han cambiado el Consejo de Administración y aparece en su frontispicio un equipo de verdad.

Y como en todas partes cuecen habas, atención a Sacyr porque su primer accionista Demetrio Carceller acaba de impugnarle la Junta General “al abrelatas” de Luis del Rivero que se ha auto regalado unos puestos en el Consejo por doble vía: uno por papá accionista; y otro por mamá gestora. Y a los demás una cucharadita de aceite ricino por cabeza. Y Carceller –que es un titán- ha dicho basta, y abrió la guerra de los señoritos financieros –él y Abelló- contra el clan de los murcianos “parvenues”. Falta por ver si Abelló se arrima e impugnala Junta o si se esconde detrás de Carceller.

En suma un mal espectáculo para Sacyr en plena crisis general y de la construcción, lo que se sumará a la fama de empresa pelota del PSOE de Zapatero y Miguel Sebastián.Con la ayuda de ambos del Rivero se fue a por la caja de BBVA con un abrelatas, y fracasó en la operación que se “butrón monclovita”. Lo que es pésima credencial para cuando el PP llegue a Fomento, si es que para entonces el ministro Pepiño ha dejado un euro para invertir lo que está por ver. De momento, el lado señorial de los de Sacyr están bailando el agua a los del PP, por lo que pudiera pasar.

Y por si algo faltara Sacyr debe renovar los créditos de la operación Repsol, una compañía que va viento en popa, y la que meses atrás quisieron desestabilizar trayendo de la India a un indio que parecía un miura para pasearlo por el despacho de Miguel Sebastián donde el indio –que tenía unos antecedentes judiciales de coco y huevo- se tiró un cuesco ante el asombro de todos que inundó el ambiente y casi provoca el desmayo del ministro de Industria.

Lo mejor de la guerra interna de Sacyr, que es como la de Los Rose, es que dejan en paz a Repsol donde le deberían de hacer un homenaje a Brufau por lo bien que marcha la compañía y por su diligente y brillante salida de Libia, en la que además de ayudar a su gente sacaron del infierno de Gadafi a otros muchos españoles que nunca lo olvidarán. O sea, que los de Bankia en un ¡ay! mirando la marcha de la Bolsa de Madrid, el “abrelatas” de los nervios y a ver si llega el verano y nos vamos a descansar.