Guía para votantes indignados

La acampada de “los 15-M” en la Puerta del Sol ha servido de altavoz a la indignación ciudadana contra la clase política y su incapacidad para hacer frente a la crisis de la economía y el paro, lo que sin duda es consecuencia del fracaso del sistema político en vigor y no solo del mal gobierno como pretende Gallardón, porque la mala oposición también cuenta y porque han fallado los sistemas de control político y de la corrupción, así como falló la independencia de la Justicia, la ley electoral, el sistema autonómico y algo tan importante como la cohesión nacional tan necesaria para abordar estos tiempos difíciles.

Como consecuencia de todo ello muchos votantes se van a plantear este domingo dos cuestiones esenciales: si vale la pena votar; y en caso de ir a las urnas a favor de quien. Para empezar hay que señalar que los comicios en juego han dejado de ser municipales y regionales para convertirse en un gran test nacional sobre el fracaso del Gobierno de Zapatero y la necesidad de un adelanto de las elecciones generales que facilite un cambio político y dé una nueva oportunidad a otros gobernantes que, en este caso, serían los del PP, porque las minorías nacionales y nacionalistas no tienen opción –con la vigente ley electoral- de alcanzar el poder.

Ha sido el PP el que ha llevado el pretendido debate municipal y autonómico al campo abierto de la política nacional. Pero luego los rebeldes acampados de la Puerta del Sol han elevado la apuesta, colocado en la picota a la clase política y piden, de momento sin concretar pero con olfato e intuición, una reforma política que a buen seguro entrará de lleno en las elecciones generales de 2012 si es que no se adelantan.

1. Para los que quieren elecciones generales anticipadas y cambio de gobierno nacional deben votar al PP, especialmente en Castilla-La Mancha y en Extremadura, que son las autonomías que decidirán la victoria global de uno de los dos grandes partidos.

2. Para los que están hartos de todo y desean un voto de castigo general para la clase política su opción debe ser la abstención.

3. Para los que se indignan con la corrupción, deben votar al PSOE en Valencia para castigar la desfachatez de Francisco Camps y de su camarilla ‘Gürtel’ particular.

4. Para los que desean que una tercera vía nacional y reformista se abra paso en los grandes centros de poder como Madrid, deben votar a la UPyD de Rosa Díez sobre todo en la capital de España donde figura como candidato a la Comunidad madrileña Luis de Velasco, persona de gran capacidad política e indiscutible valor democrático, para que se ponga freno al autoritarismo y manipulación de Aguirre.

5. Para quienes consideran, en el ámbito regional y local, que se debe castigar al PP y al PSOE y premiar a las minorías regionales y a los buenos alcaldes o presidentes autonómicos habrá que votar a Cascos en Asturias, a Revilla en Cantabria, a Ciudadanos en Barcelona y a IU en Córdoba.

Veremos qué pasa en la nochde del domingo 22 y en el día después si de alguna manera se produce un vuelco político nacional, o si todo se queda más o menos como está, aunque por ahora se puede decir que pase lo que pase en las elecciones ya nada será igual. Está en marcha una nueva dinámica de revuelta ciudadana que por algún sitio saldrá.