Sospechas, pero el Real perdió en Madrid

El Madrid perdió la eliminatoria en el Bernabéu por la obsesión defensiva de Mourinho, y también por los malos arbitrajes que favorecieron al Barcelona, tanto en Madrid como en el Camp Nou donde se anuló un gol como una catedral a Higuaín en el primer minuto del segundo tiempo. Un hecho relevante como la injusta expulsión de Pepe en el estadio blanco que pudo cambiar el curso de la eliminatoria, pero sin perder de vista que el Barcelona jugó mejor que el Madrid y tuvo más oportunidades de gol que los blancos en ambos encuentros (siete disparos a la puerta de Casillas en el primer tiempo del Camp Nou). Lo que convierte al Barcelona en serio aspirante a la Copa de Europa que se disputará el día 28 en Wembley posiblemente ante el Manchester.

Ayer el Madrid fue otro, mejor equipo, más ofensivo y eficaz lo que prueba que jugando a su “aire” los blancos pueden desarrollar su calidad y su fuerza, aunque ello no impide señalar que el Barça sigue siendo un gran equipo que controla y maneja el balón con una gran habilidad y llega a la puerta del contrario con un peligro indiscutible que ayer, en Barcelona, pudo acabar en goleada de no mediar un extraordinario Casillas que lo impidió.

El Barça está en la final de Londres y el Madrid en su laberinto con un serio problema a dilucidar en las próximas semanas y una vez que se acabe la Liga: ¿qué pasará con Mourinho? El error de estrategia del portugués en el partido del Bernabéu y sus malas maneras le pueden costar caro, por más que los errores arbitrales le hayan perjudicado pero no hasta el punto de dar por cierta la teoría de la conspiración de la UEFA a favor del Barcelona y en contra del Madrid.

Aunque el gol anulado a Higuaín, y los dos pisotones a Di María y Ronaldo al borde del área catalana, que tampoco fueron pitados por el árbitro, pudieron ser cruciales en el desenlace del partido.

Con lo que Mourinho volverá a la carga conspirativa aunque ya esta discusión no le servirá para nada. Sobre todo porque la suerte está echada y porque el Real Madrid debió salir a ganar en su campo y no a empatar y defender. De ahí la responsabilidad del entrenador blanco, a la que hay que añadir su culpabilidad en la tarjeta roja que lo dejó fuera del banquillo del Real durante la segunda mitad del primer partido y en el segundo encuentro.

En la cuenta final de los cuatro partidos celebrados por el Madrid y el Barça el resultado global no es malo para los blancos, por más que no hayan pasado a la final de la Champions porque el Real Madrid ganó la copa del Rey en Valencia, perdió su partido en el Bernabéu pero empató los otros dos encuentros uno en casa y otro fuera. Y ello frente a un equipo como el Barça que vive un histórico momento de gloria y de sincronización en su “juego bonito” y goleador. Y que tiene a su alcance el campeonato de la Liga española y la final de Champions, aunque la captura de esta Copa de Europa no le será tan fácil de conseguir a los catalanes si el Manchester, como se espera, será su rival.

Sobre el autor de esta publicación

Marcello

Un Jack Russell de pura raza, que cursó estudios de criminología en Oxford, y se licenció "cum laude" en el master de sabuesos de Scotland Yard. En Inglaterra conoció a un bisnieto del perro de Baskerville y en Estados Unidos (donde tiene a dos primos hermanos, Uggie ganador de un Oscar con 'The Artist' y Eddie, el perro del psiquiatra Frasier Crane) trabajó a las órdenes del FBI. De regreso a España se dedicó al periodismo que es profesión mas arriesgada que la lucha contra el crimen internacional, y en esto de Internet lleva casi doce años y sin descansar