Mourinho encontró el antídoto de Guardiola

Semana Santa, semana de pasión futbolera, víspera de la campaña electoral, otra vez el duelo Madrid-Barça que venía de tener su primer encuentro, de los cuatro previstos, en el Bernabeu donde el Real Madrid sosprendió a los blaugranas con una nueva táctica de Mourinho, siete defensores mas el portero y solo tres atacantes. El invento del portugués, muy discutido en lo medios y en los palcos, dio resultado y demostro que el Barça tiene su propio talón de Aquiles. Y en Valencia, Mourinho perfeccionó el invento don Pepe en el centro del campo y esta vez sin delantero centro, a pesar de que el portugués se había pasado medio año pidiendo un rematador. Pero el Barça necesitaba otra medicina y Mourinho la encontró.

En realidad el invento de Mourinho no era nada nuevo en él, ni desconocido en el fútbol italiano donde había logrado numerosos éxitos: defensa férrea y a granel. El modelo de “la tortuga” de las legiones romanas cerrando con escudos el centro del campo y su defensa e impidiendo al enemigo traspasar sus lineas con los pequeños y mas que habilidosos jugadores del Barça que no encontraron el hueco. Así en Valencia el Madrid consiguió frenar y dejar en el mayor de los desconciertos a las huestes de Guardiola, aunque eso sí con un gran desgaste físico que los blancos acusaron el en segundo tiempo donde el Barcelona volvió a controlar el balón y a crear peligro, que milagrosamente salvó Casillas hasta tres veces.

Luego vino la prórroga con ambos equipos muy desgastados y al final se impuso la clase ante la impotencia de un Barça que no entendía lo que estaba pasando y que, acostumbrados a ganar, veían pasar inútilmente los minutos y acercarse el fatídico momento de los penaltis. Y ahí aparecieron De María y Ronaldo en una feroz cabalgada y llegó el gol y el derrumbe de la escuadra catalana.

Y el Barça salió derrotado, besó la lona el primer equipo del mundo ante la metódica defensa de Mourinho y su contraataque premeditado, y puede que estemos ante el principio del fin del gran equipo catalán porque los del Madrid les han enseñado a sus adversarios el camino para resistir y para ganar.

La final de la Copa del Rey en Valencia tenía además una lectura política en la víspera de la campaña electoral del mes de mayo. El Barcelona es el equipo de Zapatero, el presidente de la Generalitat Artur Mas acudió al palco del Mestalla, la hinchada catalana pitó al Rey y al himno nacional, pero al final se impuso el griterío blanco con el canto del !que viva España! y Casillas levantó la Copa envuelto en la bandera nacional. ¿Quiere decir eso que esta derrota del Barça presagia un cambio político en España? Puede, pero habrá que esperar al 22 de mayo para saber si las cosas han empezado a cambiar.

Es verdad que el Barça tiene la Liga al alcance de la mano y las eliminatorias de la Champion de los próximos días un tanto a su favor porque el partido de vuelta se juega en el Camp Nou. Pero el Madrid está crecido y cree tener en su mano la solución para frenar las oleadas de los virtuosos jugadores blaugranas. Sin embargo Gaurdiola también habrá aprendido la lección y seguramente tomará medidas. Estamos ante un duelo de titanes, Romel frente a Montgomery, un mano a mano entre los dos super clase del fútbol mundial a cuatro partidos y seguidos por mas de 400 millones de espectadores de todo el mundo. Todo un espectáculo donde además brilló la deportividad tanto en el campo como en las gradas. El primer encuentro empatado, favoreció al Barça en la Liga. La primera final para el Madrid, que recupera la Copa del Rey que perdió hace 18 años, y ahora queda el plato fuerte de la Champion con dos partidos, primero en Madrid y luego en Barcelona. Y todo se va a decidir en las próximas dos semanas. Y después, por fin, el partido de ida de la política española en el campo regional y municipal el 22 de mayo. La final será para marzo del año que viene, pero sin Zapatero en el banquillo del PSOE. El viento ha empezado a cambiar en el fútbol, puede ser una señal pero aún queda mucho por jugar.

Sobre el autor de esta publicación