Bajada de sueldos en los próximos ¡lustros!

Con la que está cayendo y la que se nos viene encima no se entiende que Rubalcaba y Chacón tengan ganas de asumir la dirección del PSOE. Pero como dijo el torero “hay gente pa to”. Pero también se entienden las prisas de Mariano Rajoy por llegar a Moncloa antes de que este gobierno, que parece el ejército de Pancho Villa, deje el país en la desolación y casi sin solución.

Ayer dando fe de la confusión que impera en el Gabinetey en el PSOE, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha declarado que “no estamos en condiciones de financiar una espiral salarial en los próximos lustros”. O sea nada de los brotes verdes, de la recuperación del crecimiento o del empleo, ni de mejora económica y financiera del país, sino mas bien un horizonte negro y prolongado con dificultades añadidas en banca y cajas de ahorros como lo reconoce el gobernador del Banco de España, Fernández Ordoñez, que ahora nos dice que la reforma de las Cajas llega tarde. Y preguntamos ¿pero no decía Zapatero que nuestro sistema financiero era “el mejor del mundo”?

Puede que con su discurso aterrador el ministro Gómez ha querido meter miedo a los sindicatos para que acepten otro ajuste social a favor de la competitividad, que exige la UE para cumplir el ajuste del déficit europeo y garantizar los fondos de rescate prometidos. Pero mucho nos tememos que Gómez se ha quedado corto y que el gobierno todavía oculta problemas y datos que pondría los pelos de punta a mas de uno dentro y fuera de este país. Al final los malos  analistas de Moody’s se van a quedar cortos –como se han quedado en Portugal- con la previsiones españolas.

Ahora se entiende por qué Zapatero sale huyendo de las elecciones, dejando tras de sí a España y a su partido una situación lamentable con ¡lustros! de congelación o bajada salarial, según lo confiesa el ministro Gómez como algo sin importancia y de trámite. Si añadimos el panorama delos cinco millones de parados para final del presente año, veremos que la pesadilla que tenemos ante las narices se anuncia larga y penosa, porque cada día descubrimos un nuevo agujero negro al que se sumarán los problemas de la Seguridad Social y del déficit público que traerán otra vez de paseo por España al fantasma de los mercados.

¿Qué se puede hacer? Los ciudadanos tienen pronto, en las elecciones del mes de mayo, la oportunidad de responder y de pedirle a Zapatero que se vaya y adelante las elecciones generales. Dicen en el PSOE, como si no pasara nada que “las primarias son para el verano, comolas bicicletas”. Pues bien, las elecciones generales deben de ser para el otoño, a lo mas tardar. Antes que como se dice en el fútbol este país quede convertido en un penoso “patatal”.

Sobre el autor de esta publicación