La erótica de Aguirre y Rubalcaba

El rey del mambo político en esto de la erótica del poder es Berlusconi quien además presume de ello independientemente de la edad de sus víctimas o conquistas, o del lugar de sus citas amorosas que puede ser su residencia oficial –en las cenas con la “velinas”- o en su mansión de Villa Certosa donde al parecer ya se ha celebrado más de una bacanal incluso con mandatarios políticos extranjeros. Bueno, para percatarse de la golfería de Berlusconi no hace falta ir a Italia o admirar algunas de sus famosas amiguitas dentro de las listas electorales de su partido. Su canal Telecinco en España –que preside el santo beato Alejandro Echevarría- es todo un portento de basura y procacidad a cualquier hora del día.

En España como lo decía Casanova, el alter ego de Don Juan, somos más pacatos y recatados, pero he aquí que en Cataluña se ha puesto de moda la erótica del poder en la vigente campaña electoral, siguiendo los pasos del líder de Ciutadans, Albert Ribera, que se estrenó en sus primeras elecciones apareciendo casi desnudo en un llamativo cartel. Y que ahora ha desnudado a sus compañeros de candidatura para llamar la atención.

Aunque esta vez lo que más ha impactado en esta campaña han sido los vídeos de orgasmos femeninos. El primero de las juventudes del PSC en el que una votante apasionada de Montilla –menuda pasión- escenifica un orgasmo mientras introduce su papeleta en la urna. Monserrat  Nebrera ha hecho algo parecido en otro vídeo con gritos y suspiros más explícitos con el objetivo de que los medios de comunicación se ocupen de su partido, lo que parece haber conseguido.

Sobre lo de Cataluña la secretaria de Estado de la Igualdad –antes ministra- Bibiana Aído ha dicho entre bromas que esta es una publicidad engañosa y sin importancia. Imaginamos que especialmente en lo que se refiere al PSC porque presumir que votar a Montilla produce orgasmos es una pasada por más que lo disfracen de Supermán. En realidad los del PSC ya no saben qué hacer y parecen confundir  la pretendida “remontada electoral” con la “remonta” de la cría caballar. Allá ellos pero si Montilla pierde, como se espera, las elecciones la lectura erótica del resultado permitirá decir que su candidatura provocaba impotencia o frigidez.

En Madrid, por el contrario, Esperanza Aguirre no se corta un pelo y se dedica a amparar los escritos y alegatos pornográficos de sus colaboradores en Telemadrid Dragó y Sostrés, con el falso argumento de que el primero hace literatura y el otro hablaba en privado (pero a micrófono abierto y ante un público infantil). La manga ancha de Aguirre, que presume de católica y liberal, irrita al PP donde ya no saben qué hacer con los despropósitos y los desvaríos de la famosa Condesa de Bombay que un día sí y el otro también no para de meter en líos a su partido, mientras el revuelo crece en la cadena televisiva y autonómica madrileña donde los escándalos se suceden sin que nadie lo pueda o lo quiera remediar.

Por lo que no habría que descartar que Aguirre, en las próximas elecciones, nos proponga un vídeo suyo aún más explícito que los de los orgasmos a la catalana. O que Gallardón pose como Ribera desnudo lo que además podría tener su explicación porque la negativa de Zapatero a autorizarle negociar su deuda municipal lo ha dejado en cueros ante el conjunto de la sociedad.

Aunque el que se debería de desnudar en un cartel y sacando músculos es Rubalcaba porque no hay nadie que disfrute más que él con desempeño del poder. Por el momento su homólogo y ministro marroquí de Interior lo acaba de dejar con el culo al aire imponiéndole la versión del gobierno de Rabat sobre el asalto marroquí al campamento saharaui de El Aaiún, lo que le debió producir a Rubalcaba un orgasmo muy especial.