Aznar y Mourinho

Ahí lo tienen, a don José María Aznar figurando entre los veinticinco profesores de élite mas famosos de los Estados Unidos según la lista elaborada por el “State College”, y donde están seleccionados algunos rojos notables peligrosos como Al Gore, Carter o Chomsky, entre otros.

Aznar sigue haciendo las Américas del norte con éxito de público y crítica, y Felipe González se dedica a hacer las Américas de sur, paseando a Lula en su retirada de la política y seguramente para llevar a Prisa alguna dádiva carioca que apacigüe la insaciable sed de mal y liquidez de los de Prisa, que lampando están gracias a Juan Luís. Hasta en eso Aznar le ha ganado la partida al consorte del hortera Trapote porque el de Valladolid es consejero de Rupert Murdoch que es una potencia mediática mundial, y cuyo deporte favorito consiste en poner verde al negro de la Casa Blanca a través de la Fox que es azul.

Aznar solo ve la Fox, lee The Wall Street Journal, habla con Condy (Rice ¿se acuerdan de ella?) y se lo llevan los demonios cada vez que escucha o ve actuando o dormitando a Rajoy, y en eso no le falta razón porque le pasa lo mismo a casi todos los militantes del PP. Por eso José María, que está huesudo, chupado y terso como la mojama, se ha montado su propia página web, por si un día le da la ventolera y manda a hacer puñetas a los de FAES y decide hablar alto y claro desde su atalaya/web sin deberle nada a nadie.

De hecho ya va muchas veces por libre, como ocurrió con la batalla societaria de Iberdrola donde al parecer Aznar se posicionó del lado de Florentino Pérez que con tanto mimo lo acoge en el palco del Real Madrid, lo que molestó y con razón a sus compañeros del PP. Y no son pocos los que le achacan a Aznar el fichaje de Mourinho por el Madrid, porque al parecer un día le dijo a Florentino: “Rajoy es como Pellegrini, sabe mucho pero no gana campeonatos”. Bueno si no lo dijo, lo pensó.

En todo caso Mourinho ya está aquí y Florentino tiene a su nuevo galáctico y pronto se verá como se pone a hervir la olla blanca porque el lusitano es de armas tomar. Y Valdano ya puede ir haciendo las maletas o cerrando su florido pico de psicoanalista deportivo y aparcando su capacidad de intriga en el vestuario blanco porque el almirante Mourinho no consentirá que nadie ponga la mano en su corral, porque él es el auténtico y verdadero gallo portugués. Y vamos a ver a quien nos trae y a quien envía fuera del Bernabeu este astuto entrenador que tiene a los del Barça de los nervios, y que puede sacar de sus casillas y aparente templanza al mismísimo Guardiola, al que ya le susurró al oído no se sabe qué durante la eliminatoria de la Champión.

Aunque de momento, las estrellas rutilantes del firmamento español no son otras que las de la Selección Nacional que ayer iniciaron su entrenamiento y que fueron visitadas por el Príncipe don Felipe que está muy activo desde la enfermedad del Rey, “una piedra en el camino” como le dijo el monarca al presidente cántabro en su primera audiencia oficial del día de ayer. Pues eso es Mourinho una piedra en el camino del Barça, y Aznar otra en el camino del PP. Son dos ganadores, cada uno en su tiempo, aunque la despedida de Aznar no fue gloriosa, ni mucho menos. Ni Mourinho se ha portado bien con el Inter, ni Florentino con Pellegrini. En esto del estrellato y del balón no se guardan las formas ni existe la compasión. Como no la habrá con Mourinho si no cumple las expectativas con las que llega a Madrid, ni tampoco con la Selección si no pasa de los cuartos de final en Suráfrica. Los españoles ya están cansados de disgustos y malas noticias y solo les consuela la cosa del balón.