Estimado Pep: (3ª parte)

Estimado Pep:

Prosigo contestando a tu amable correo. Me dices en el: “El reclamo que se da en Cataluña para poder convocar un referéndum siempre se ha conducido por cauces pacíficos y no-violentos” Bueno estimado Pep, decir esto tras las escenas protagonizadas por los Comités de Defensa de la República en los actos conmemorativos del 1O, es pura ingenuidad, disculpa. En este tema como en el asunto de los presos, al que llegaremos, hay mucha tela que cortar sobre lo que entendemos por “violencia”, de esto saben bastante los implicados en procesos de violencia machista. Hay muchas clases de violencia, pero todas los son, y el procés está plagado de varias clases de violencia y probablemente de las peores. La que se ejerce sobre los semejantes, los que son como uno, aunque no piensen igual. Se visualiza la tragicómica arenga del Presidente Torra a los CDR, mientras sus propias fuerzas autonómicas de orden público tienen que cargar contra esos mismos ciudadanos violentos. A ver como se explica eso.

Continúas en tu correo: “Los presos y exiliados fueron elegidos democráticamente por los catalanes y sufren esta situación por hacer política. Igual que los activistas sociales que llevan un año en prisión preventiva. No se trata de violadores ni de asesinos. Se puede considerar que son manipuladores. También se puede considerar que la manipulación está del otro lado”

Los presos y exiliados fueron efectivamente elegidos por catalanes, pero no por todos los catalanes, ni siquiera por una mayoría de catalanes, asunto que quedó de lado en la praxis política posterior. Las fuerzas independentistas salidas de las urnas empezaron unas acciones partidistas en nombre de todos los catalanes, en una impostura que no solamente me parece ilegítima, sino que me parece ignominiosa. Esas acciones han fracturado la sociedad civil catalana enfrentando a amigos, familiares y colegas. El independentismo pretende fundamentarse en el total de la ciudadanía catalana, que para el solo son los que piensan como el, el resto, no los considera “verdaderos” catalanes. La república debe buscar el bien común.

Los presos y exiliados hicieron política según tú, aunque habría también que discutir si políticas es algarada callejera, pero, en todo caso, las acciones políticas emprendidas, lo fueron contra un orden democrático votado por el conjunto de los ciudadanos españoles, entre los que se encuentran los catalanes, y donde por cierto, ese voto fue considerablemente mayoritario y mas homogéneo que en otras autonomías. Efectivamente no se trata de “violadores o asesinos” pero si de ciudadanos con una responsabilidad representativa jurada que conspiraron para subvertir el orden democrático, o sea, golpistas.

Otro asunto es el de la prisión preventiva y los cargos que les imputa el juez. Desde mi punto de vista el delito de rebelión esta fuera de su actuación. No deberían por tanto haber sido imputados por el.

La manipulación, estimado Pep, puede estar en todos lados, pero, tu frase pretende dejar sentado que existe una confabulación de los medios no catalanes para con los acontecimientos, lo que vuelve a ser una ingenuidad y me remite como en tantas sensaciones de este asunto a un victimismo secular que supone al resto del país en contra de Cataluña. Sinceramente, no hay quien se crea eso, salvo que necesite creérselo. Los medios de comunicación solo atienden a sus propios intereses, puede que en determinados ambientes reducidos, como pueda ser una entidad local, provincial e incluso autonómica, el gobierno de turno pueda influir algo, pero creer en la manipulación de medios estatales e internacionales es, perdóname, ver soldados entre las espigas. No veas como se ve desde aquí la información en TV3.

Continuará…

Si el medio es más que nunca el mensaje. Es una bala. Octubre