CUBA I

(Llegó el comandante y mando a parar)
Aquí pensaban seguir tragando y tragando tierra
Sin sospechar que en la sierra se alumbraba el porvenir
Y seguir de modo cruel la costumbre del delito
Hacer de Cuba un garito. Y en eso llegó Fidel….

La gente sabe de memoria esos versos y melodía de esa célebre canción de Carlos Puebla Y en eso llegó Fidel. Lógico que suceda en Cuba, pero se canta en todo el mundo. Es verdad que el tiempo amortigua las cosas pero solo la revolución cubana. Un país de pocos millones de habitantes en los años 50, logra equipararse en el imaginario universal a las revoluciones históricas, la francesa, la rusa o la china. Slo ella en los últimos años ha tenido un eco y una influencia global como aquellas. Es un emblema rodeado de mitos gigantescos que han crecido en la mente de muchos millones de personas por todo el mundo. La revolución cubana no se puede medir tan solo en términos domésticos salvo que se sea imbécil o se haga un análisis intencionadamente falsario. Es una revolución con una carga simbólica tremenda. Rodeada de imágenes universales difundidas y exhibidas en casas de toda suerte y condición. En las paredes de las viviendas rurales latinoamericanas de manera general solo se cuelgan la imagen de alguna virgen local y el retrato del Che. La revolución cubana rompió un montón de esquemas que ya nunca volvieron a ser lo que eran. La imagen de los barbudos como llama el propio Carlos Puebla a los revolucionarios, entrando en la Habana el 8 de enero de 1959 dio la vuelta al mundo a pesar, insisto, de tratarse de un asunto interno de un pequeño país caribeño. Las imágenes de Fidel Castro vestido de verde oliva y con su barba desaliñada pronunciando su discurso histórico el 9 de septiembre de 1960 en la sede de la ONU en Nueva York. La subida a los altares revolucionarios del gran mito de la Historia revolucionaria mundial: Ernesto Guevara, Che, logró inundar de imágenes revolucionarias los dormitorios de medio mundo. La muerte de Camilo Cienfuegos o del mismo Che atascan los teletipos de todas las agencias de prensa y periódicos del mundo. Desde aquel lejano 1959, la salud de la revolución cubana se ha medido en segundos a la vista de todos. Lo que sucedía en la isla, lo hacía a la vez en todo el mundo. Nos queda por tanto que admitir que probablemente sea la revolución mas internacionalista de la historia, una revolución desde dentro hacia fuera, de la que los habitantes y dirigentes de Cuba han sido plenamente conscientes desde el inicio.

¿Pero quien fue el enemigo de la revolución? ¿Batista? Puede que en primer término, pero como declaran los versos de Carlos Puebla que anteceden estas líneas, el enemigo siempre fueron los Estados Unidos de América, por millones de razones que en estos días con toda seguridad saldrán en los análisis periodísticos, sociológicos, políticos, etc. Pero sobre todo porque era un enemigo invencible. Y esa condición daba la medida heroica a la resistencia. La Cuba que conocemos se construyó contra los Estados Unidos porque sin esa realidad a 150 millas, las cosas no habrían sido como fueron. Frente a un enemigo invencible la propia vida se hace heroica, Por eso las privaciones y restricciones tremendas que en estos 55 años en los que se han mantenido en pie, sin doblar la rodilla han formado parte de su propia razón de existir. Cada día de racionamiento, cada cartilla de aprovisionamiento, cada desplante del gigante han servido de acicate y alimento revolucionario. Probablemente sin ese enemigo, Fidel no se habría mantenido durante todo este tiempo en el poder, aunque ahora vaya en chándal y no de uniforme de faena. En ese sentido, nos parece que ha sido la presencia omnímoda y ubicua de los Estados Unidos y su embargo la razón principal por la que la revolución se ha sostenido. Porque lo ha hecho frente a ella.

Un paseo por La Habana es suficiente para encontrar la presencia norteamericana en cada esquina. Los lemas patrios y las consignas de resistencia siempre han contenido referencias fundamentales a la presencia del demonio norteamericano. Tanto, que han justificado su permanencia.

Continuará……

Llueven canciones desde corazones ateridos por el recuerdo que siempre reclama su deuda. Diciembre.