Catalufos

Ya no quedan ni siquiera cuatro perras de deseo. Que ya enterraron los besos en el cieno del rencor con todo lo compartido. Y los dos se van quedando como pájaro sin nido: En corazón enemigo. La gente sabe que cuando el amor se acaba ya no quedan ni siquiera cuatro perras de deseo y […]