El pavoroso ocio

La gente sabe que las cosas se tienen que ver para sentirlas de ahí el viejo adagio de ojos que no ven corazón que no siente. Puede que una historia bien urdida y mejor contada nos haga sentir por dentro algo parecido a lo que sentiríamos si lo viéramos pero siempre poniéndonos en el lugar […]