No hay dónde esconderse

LA GENTE, UN DÍA se acuerda de aquel amigo que sufrió con ella los rigores del profesor de “Formación del Espíritu Nacional” cuando en 3º de bachiller aterrizó en el colegio con su camisa azul y su corbata negra, el pelo planchado de gomina, las orejas de soplillo y los dedos manchados de nicotina coronados […]