Macron: aprender a gobernar y legislar sin mayoría

Macron, en un discurso televisado a la nación

Macron, en un discurso televisado a la nación

El presidente de la Republica de Francia Enmanuel Macron se ha dirigido anoche por televisión al conjunto de los franceses con un discurso breve (8 minutos, nada que ver con el ‘Aló Presidente’ de Sánchez de una hora) en el ha rechazado un gobierno de ‘unidad nacional’, como solución a la fractura política, sin mayoría absoluta parlamentaria que se ha producido en la Asamblea de Francia, tras las elecciones legislativas del pasado domingo.

Un discurso en el que Macron ha emplazado a los dirigentes de diferentes grupos parlamentarios de la nueva Asamblea a clarificar en las próximas semanas sus posiciones y a explicar hasta donde están dispuestos a llegar ante un posible compromiso de coalición de gobierno o pactos alternativos variables para aprobar leyes y Presupuestos y facilitar la gobernabilidad.

‘Tenemos que aprender’, como en otros países como Alemania e Italia, dijo Macron, a gobernar y legislar en base a compromisos que den respuestas a las cuestiones urgentes y pendientes del ‘interés general’.

Un claro mensaje que Macron envía sobre a su propio partido, ‘En Marcha’ así como a los Republicanos conservadores, socialistas moderados y a los verdes.

Porque ya sabe Macron que con los ‘insumisos’ de Jean-Luc Mélenchon, y las huestes de Merino Le Pen no tiene la menor posibilidad de pactar. Ayer mismo Mélenchon, tras la alocución de Macron, estaba pidiendo la cabeza de la primera ministra Elisabeth Borne, como clara señal de por donde va a caminar su destructiva oposición.

En su discurso Macron ha recordado las líneas maestras del programa con el que fue elegido presidente de la Republica en abril, subrayando con ello que en los posibles pactos venideros el Presidente de la Republica -y líder del primer partido de la Asamblea- también tiene mucho que decir.

Aunque sabe que en Francia la cultura del compromiso y de la coalición no es ni ha sido en los últimos años lo habitual. Pero ya está claro que en esta legislatura se ensayará. Al menos durante el primer año de mandato porque una vez cumplido ese plazo el presidente puede disolver la Asamblea para convocar otras elecciones legislativas si la fractura y el bloqueo se instalan en la Asamblea Nacional.

Veremos qué ocurre y pronto porque Macron espera respuestas claras a su petición de posibles compromisos de gobernabilidad en próximas semanas y una vez que acabe el próximo Consejo Europeo y la Cumbre de la OTAN.

Sobre el autor de esta publicación