Entrará o no el lobo ruso en Ucrania

Putin ejercicios militares

Como en el cuento de ‘Pedro y el lobo’ el presidente de USA Joe Biden no cesa de repetir que su homólogo Putin está a punto de invadir Ucrania, lo que niegan desde el Kremlin al tiempo que aumentan las maniobras militares rusas en la frontera ucraniana con Vladimir Putin presente en los ejercicios y exhibiendo su armamento nuclear.

Los americanos insisten en que Putin está a punto de atacar y Biden ha vuelto a mantener otra teleconferencia con sus principales aliados de la OTAN (de los que ha vuelto a excluir por segunda vez al español Pedro Sánchez) dándoles los últimos datos de los servicios de inteligencia de los EEUU, que para Biden son muy alarmantes.

Y a las denuncias de Biden sobre el posible ataque de Putin se suman, de una manera escalonada y concertada, los primeros gobernantes europeos, Johnson, Macron y Scholz, que repiten al unísono las sanciones económicas y financieras inmediatas que le esperan a Rusia en caso de invasión.

Sin embargo los ciudadanos americanos y de la UE están sorprendidos con las dramáticas advertencias de Putin diciendo que antes de 48 horas Rusia entrará en Ucrania para luego, que pasado el plazo, no ocurra nada grave y todo quede en una falsa alarma, lo que deja a Biden en muy mal lugar.

De la misma manera que Putin está quedando muy mal con los rusos si después de tantas maniobras y exhibición de poderío militar al final no se atreve a invadir Ucrania. Y todo se reduce a una negociación con la OTAN sobre acuerdos y compromisos de seguridad en las fronteras europeas y la promesa de que, por el momento, Ucrania no entrará en la OTAN.

Es cierto que los mercados internacionales se han dado algunos sustos de importancia -con desplomes de cotizaciones, que luego se recuperaron- a raíz de los anuncios alarmantes sobre el inminente inicio de la guerra. Pero estos mercados están ahora tranquilos y esa no es mala señal, porque el dinero tiene un olfato muy fino y especial para adivinar terremotos de gran intensidad política y militar, y ya no hacen caso ni a Biden ni a Putin.

De manera que habrá que estar atentos y esperar acontecimientos que por el momento, y afortunadamente, parecen estar controlados. Pero también hay que saber que las tropas desplegadas por Rusia en sus fronteras con Ucrania y en las fronteras de Bielorrusia son muy numerosas y que si Putin da la orden de atacar apenas tardarían unas horas en alcanzar la frontera de Ucrania y en penetrar. Lo que sería un desastre europeo con trascendencia incalculable y de ámbito mundial.

Sobre el autor de esta publicación