Trump renace entre sus cenizas

Nueve días después de haber dado positivo en la prueba del Covid-19 y de haber sido internado en un hospital militar, el presidente Donald Trump ha reaparecido, aparentemente con fuerza y recuperado, en un mitin que dio para un amplío grupos de seguidores invitados a La Casa Blanca que lo aclamaron con entusiasmo e inusitado fervor.

Trump es un mal presidente y un comunicador excepcional. El que parece renacer de entre las cenizas de su enfermedad y el que ha aprovechado este inesperado incidente, en plena campaña electoral, para volver a inundar los grandes medios audiovisuales de comunicación y las redes sociales de Internet, pasando de nuevo al ataque de su adversario Joe Biden.

El que parece desconcertado ante este resurgir de Trump con el que el presidente se presenta como un súper héroe que ha derrotado al virus, como está dispuesto a derrotar a Biden, y a los que dicen, como dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que Trump no está en condiciones de gobernar.

Sin embargo ayer tarde Trump parecía en plena forma y anunció un mitin para el lunes en Florida al tiempo que rechazó el segundo debate con Biden que los organizadores pretendían celebrarlo de manera telemática dada la situación personal de Trump.

Un Trump que volvió a la carga contra la reforma sanitaria de Obama y que volvió a relanzar su lema de ‘Ley y Orden’ frente a las manifestaciones por los ataques racistas de policías blancos contra personas de color.

Quedan 23 días para la noche electoral del próximo 3 de noviembre y Trump a pesar de su contagio por el Covid 19 sigue en la pelea y dispuesto a hacer de su ‘necesidad’ física una ‘virtud’ electoral. Porque él es un artista de la provocación que convierte en propaganda y gratuita comunicación.

Mientras su adversario Biden, que sigue contando con el apoyo a su favor de las encuestas electorales, se encuentra un tanto desconcertado con la nueva reaparición de Trump. La que veremos si se mantiene o si por el contrario sufre una recaída a pesar de la excepcional medicación que su equipo médico le proporciona sin cesar, aunque él dice que ha dejado de recibir medicinas.