Trump pierde el debate e insiste en el fraude electoral 

9bfd67932ac12e72b3451498bfb63bf37d853f9dm

El primer debate electoral entre Donald Trump y Joe Biden se ha saldado con un fracaso general porque precisamente no hubo debate en serio sobre los principales temas en discusión. Si hubo reproches y descalificaciones mutuas e incluso insultos.

No obstante las primeras encuestas, como la de la CNN, sobre este debate afirman que Biden ganó el debate con un 60 % a su favor frente a un 28 % que apuestan por Trump, lo que es una pésima noticia para el presidente.

No obstante Trump ofreció el titular de la noche al insistir en que habrá un claro fraude electoral en el voto por correo. Advirtiendo Trump que el recuento electoral del 3 de noviembre acabará días después de la noche electoral y muy probablemente en el Tribunal Supremo, donde él piensa colocar en las próximas semanas a la conservadora juez Barrett. Y todo ello sin decir Trump que acataría el resultado de las urnas, que si acepto Biden.

El discurso político de Biden es más serio y sólido que el de Trump que es un mentiroso compulsivo, ya conocido de todos. Y el viento de las últimas encuestas y de los datos sanitarios y económicos juega a su favor, y él lo utilizó dirigiéndose muchas veces a las familias americanas para decirles y preguntarles si se sienten mejor o peor desde la llegada de Trump.

Ahora bien, el candidato demócrata no fue contundente aunque sí fue un discurso coherente compacto para convencer al electorado aún dudoso. Mientras que Trump se defendió a garrotazos atacando al hijo de Biden y lanzando dos mensajes contundentes: ‘ley y orden’ frente a los disturbios racistas y ‘fraude electoral’ del voto por correo.

El que en las elecciones de 2016 representó el 25 % del electorado y que esta vez será más importante por el miedo a los riesgos que la movilidad en la jornada electoral va a provocar sobre los electores. Y es ahí donde Trump lanzó su advertencia de ‘un fraude electoral como nunca’ se ha visto.

La cuestión de fondo no es tanto saber si Biden será o no un buen y mejor presidente que Trump, porque eso es muy sencillo de responder a su favor. La cuestión electoral de fondo es la de si los americanos están o no están hartos del circo permanente de Trump. Y ahí entran en juego otros y más complejos factores ideológicos, sentimentales, económicos y religiosos como los que se suelen manejar en amplios sectores del país.

Sin embargo las encuestas siguen ofreciendo la victoria a Biden, lo que además ha refrendado este debate, que es el primero de los tres que van a celebrar los candidatos a la presidencia, lo que no ha permitido a Trump recuperar el terreno que tenia perdido y el que teme perder por causa del voto por correo que en esta ocasión aumentará de manera exponencial.

Sobre el autor de esta publicación