Llueve menos, también para el IPC

EFEUna persona hace la compra en el supermercado

El IPC medio del año no bajará del 8% (cálculo optimista) pero con una tendencia a la baja durante el último cuatrimestre del año que justifica la hipótesis de que en el horizonte del 2024 los precios al consumo pueden encajar con el objetivo del Banco Central, tasas medias interanuales en torno al 2%. En resumen, que empieza llover menos en materia de inflación.

Lo ocurrido durante los últimos doce meses, desde septiembre del 2021, ha sido una escalada constante a razón de medio punto anual por mes: seis puntos más que hace diez meses (del 4% interanual de septiembre de 2021 hasta el 10,8% del mes pasado). Una escalada inesperada e inquietante (en España y en el resto de los países) que ha llevado a todos los bancos centrales a tomar medidas monetarias para volver al objetivo del 2%.

Las causas de la escalada son conocidas: en primer término, la acumulación monetaria como consecuencia de las políticas de estímulo postpandemia. A eso se añadió como acelerador la escalada de los precios de la energía (gas, petróleo y electricidad) que se empezó a notar el pasado verano y que ha protagonizado la escalada de estos meses con la estrategia bélica de Putin al fondo de esa tendencia. Además, se unió la subida de precios de otras materias primas (especialmente agrícolas) afectadas por la guerra en Ucrania y los desajustes en las cadenas de suministros globales tras la parálisis de la pandemia. Y finalmente el efecto de segunda ronda en costes y precios protagonizada por los agentes económicos que se protegen de la escalada de precios. Una tormenta perfecta fácil de explicar una vez conocidos los datos.

Pero la tormenta amaina en todos los campos. Los precios de la energía han dejado de subir e incluso es posible que bajen en el medio plazo por el ajuste de oferta y demanda. Otra tanto para las otras materias primas, sin perder de vista las medidas de ajuste monetario de los bancos centrales. Como síntoma sirve la moderación del IPC de julio en Alemania y estados Unidos.

En España el IPC medio del año 2021 fue el 3,1 (6,5 el interanual de diciembre) y el del 2022 no bajará del 8%, con interanuales a lo largo del último cuatrimestre a la baja, ya que cada mes comparará favorablemente con su equivalente del 2021. Así debe ocurrir salvo que los agentes económicos opten por la tentación inflacionista de adelantarse a los demás y escalar coste (salarios e impuestos) y precios (repreciar aun a costa de vender menos). Si se contiene esa tendencia, es posible que el IPC del 2023 deje de ser amenazante.

Conseguir moderar la espiral inflacionista (sobre todo las expectativas) debería ser la estrategia central de la política económica con la complicidad de los agentes sociales y la credibilidad de los gobernantes. Es de sentido común, que no es el vector dominante en estos tiempos de ruido y furia con distracciones intrascendentes como el pretendido ahorro energético en escaparates y termostatos.

Sobre el autor de esta publicación

Fernando González Urbaneja

Nacido en Burgos en 1950, licenciado en Ciencias Políticas y titulado en Periodismo.

Desde 1999 hasta el año 2006 profesor asociado del departamento de Historia Económica en la Universidad Carlos III.

En la actualidad es colaborador habitual de los diarios ABC y otras publicaciones. Desde noviembre de 2003 a diciembre de 2011 preside la Asociación de la Prensa de Madrid y desde abril del 2004 hasta septiembre de 2008 Presidente de la Federación de Periodistas de España (FAPE).

Autor de los libros “Rumasa” (Planeta, 1983); “Banca y poder, la pasión por ser banquero” (Espasa Calpe, 1993); “Ética en la empresa informativa” en “Ética y empresa, visión multidisciplinar”, (Fundación Argentaria-Visor, 1997).

El Gobierno le designó en mayo de 2004 como miembro del comité de expertos para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado.

Actualmente es Decano del Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual Facultad de Ciencias de la Comunicación Universidad Antonio de Nebrija.