Cuánto vale el voto de Ciudadanos en el Congreso

Inés Arrimadas, Ciudadanos

EFEInés Arrimadas

Los nueve (antes 10) votos de Ciudadanos en el Congreso han valido poco a lo largo de la legislatura, nunca fueron decisivos para el gobierno que ha sacado adelante todas sus iniciativas con los votos de la investidura que se han renovado tantas veces como los ha necesitado el PSOE. Los dos bloques parlamentarios, mayoritario y minoritario, están esculpidos en piedra; no se mueven, al margen de escaramuzas tácticas para obtener alguna renta concreta por parte de las minorías nacionalistas.

Sánchez nunca ha amagado con pactos hacia el centro, su No es NO que cimentó su llegada a la dirección del PSOE es nuclear y central para su mandato y designio político. Con la reforma laboral pactada y suscrita por las fuerzas sociales llega una nueva prueba para la coalición. Ni los nacionalistas ni la izquierda de la izquierda aprueban la reforma laboral porque no han tenido puesto en la mesa. El hecho de que la reforma consiga el apellido de “reforma Yolanda” compromete el voto de Unidos Podemos, pero no el de los demás aliados del gobierno que tienen precio para sus votos.

Ciudadanos ha ofrecido sus nueve votos sin concretar sus pretensiones, aunque conscientes de que la suma no da suficiente, que los votos determinantes son los de la alianza de ERC y Bildu, la que hizo posibles los Presupuestos2022 y el resto de iniciativas legislativas del gobierno.

Ciudadanos perdió sus oportunidades de futuro cuando apostó por desbordar al PP como partido de referencia del centro derecha; y volvió a perder cuando no consiguió convencer a los socialistas y a Sánchez (probablemente era imposible) para formar gobierno. De entonces acá Ciudadanos no ha levantado cabeza a pesar del arranque inicial de Inés Arrimadas y del desempeño del partido en el gobierno andaluz y en el Ayuntamiento de Madrid.

Los nueve votos de Ciudadanos en el Congreso no deciden nada, no suman suficiente y suponen riesgo de pérdida de otros aliados. Malo para Ciudadanos que está al borde de la desaparición y malo para los socialistas que pierden una oportunidad de utilizar a un aliado a su derecha.

Con la actual aritmética y geometría parlamentaria los bloques están definidos y son inmutables. No hay espacio para otras alineaciones. Los votos de Ciudadanos no valen para nada, ni para el PSOE ni tampoco para el PP que solo aspira a absorber a los electores naranjas sin pagar precio alguno, ni siquiera el compromiso de hacerse cargo de la liquidación.

La reforma laboral saldrá adelante con la mayoría habitual de la legislatura, probablemente con algún retoque menor para satisfacer a los grupos renuentes o con el pago de alguna otra reivindicación a modo de compensación.

Sobre el autor de esta publicación