La inflación en los EEUU se queda

Joe Biden

La tesis defendida por el tesoro de los Estados Unidos y por la FED de que el repunte de la inflación durante este año será pasajero pierde fuerza por semanas. Los últimos datos correspondientes a octubre elevan la tasa interanual al 6,2%, un dato que no se ha producido durante los últimos treinta años. Lo más preocupante es que la inflación subyacente, sin energía ni alimentos no elaborados, supera el 5%. Es cierto que buena parte de ese crecimiento se debe al impacto de la subida de los precios del petróleo y del gas, pero empieza a ser una explicación insuficiente.

Los ojos ahora se fijan primero en la Reserva Federal que puede empezar a pestañear respecto a su política monetaria en favor del crecimiento y la recuperación. Los datos de empleo y de precios justifican un cambio de estrategia y de retirada de los estímulos que se traduciría en subida de los tipos de interés. Y también en el Tesoro que tendrá que revisar su política cambiaria y presupuestaria con consecuencias globales. Si la inflación ha venido para quedarse, si no se trata de un fenómeno coyuntural del presente ejercicio, las estrategias de las políticas económicas entrarán en sobresalto y en riesgo de cambios bruscos e inciertos.

Los datos norteamericanos tienen réplica retrasada en Europa y advierten al Banco Central Europeo que es hora de revisar la estrategia monetaria que debe centrarse, por mandato legal, es la estabilidad de los precios, es decir una tasa central de inflación en torno al 2%.

Un cambio de objetivos y estrategias de la política monetaria afectan a todas las expectativas de los agentes económicos, públicos y privados, a los Presupuestos de los estados y los planes de inversión de empresas y familias.

Una elevación de los tipos de interés, aunque fuera modesta, tendría un impacto mayúsculo en los países y sectores más endeudados (con España en la lista de cabecera) que tendrían que revisar objetivos y políticas. Si la inflación ha venido para quedarse hay que empezar a pensar en cambiar el manual y la caja de herramientas.