Inconsistencias fiscales de los Presupuestos2021

La aprobación de los Presupuestos 2021 fue uno de los primeros éxitos del gobierno de coalición que encabeza Pedro Sánchez. Aparecían como la prueba de resistencia de la alianza que hizo posible el gobierno, con socios en el gobierno (conglomerado Unidos-Podemos) y socios de ocasión en el Parlamento (regionalistas, nacionalistas e independentistas varios). Se aprobaron los Presupuestos tras experiencias fallidas anteriores y el Gobierno se sintió ratificado hasta el final de la legislatura. Una victoria política, aunque la opinión generalizada entre los especialistas en la materia era que se trataba de los Presupuestos más voluntaristas e inconsistentes de la historia reciente. Ni las bases de elaboración (cuadro macro) ni las estimaciones de ingresos y gastos gozaban de credibilidad.

Estamos cerca del ecuador del ejercicio y los datos disponibles sobre la ejecución presupuestaria son manifiestamente mejorables, el cuadro final se parecerá muy poco al original, pero nadie pedirá cuentas, ni los autores se mostrarán arrepentidos o decepcionados. Ni ello se exigirán ni lo harán los demás. Ni siquiera los mercados les pasarán factura ya que el déficit lo va cubriendo, de oficio, el banco Central Europeo. Pero habrá coste en credibilidad en el medio plazo. Un nuevo gobierno esgrimirá, una vez más, la excusa de la pesada “herencia recibida” esta vez con mucho fundamento.

El diario Cinco Días publicó esta mañana un cuadro interesante sobre la eficacia recaudatoria de las medidas fiscales que incorporó el Presupuesto 2021, que constituyen una de las aportaciones del ministerio. Aparte de la llamada tasa Google que aunque ha entrado en vigor está a punto de fenecer sin recaudar un duro, llegaron cuatro revisiones en el IRPF (recargo a renta altas), en el IVA de bebidas alcohólicas, en el impuesto de sociedades y en el que afecta a las primas de seguros.

Esas cuatro subidas de impuestos deben procurar un aumento de la recaudación de 1400 millones de euros. Una cifra significativa. Las estimaciones de Cinco Días, en base a datos de la Agencia Tributaria y estimaciones propias, cifran en 208 millones lo recaudado en el primer cuatrimestre por esos cuatro ajustes, y estiman en 625 millones lo que se recaudará a final de año: 44% del objetivo de recaudación.

Semejante desviación ratifica que los Presupuestos2021 tienen muy deficiente cimentación, que quienes dudaban de la eficacia de esas figuras fiscales tenían razón. Lo más preocupante es que al ministerio no tiene el menor interés por explicar los desajustes. En el Parlamento tampoco hay preocupación por las cuentas públicas. Alistados en la tesis de la “magnanimidad”, ¿ para qué preocuparse por los fallos de las previsiones?