Comprometidos con la reducción de D+D

Deuda + Déficit es una combinación vinculada y peligrosa: más deuda que suponga más déficit supone una expropiación anticipada, endeudar a las siguientes generaciones. La vicepresidenta Calviño hace unas interesantes declaraciones a El País (doble página) difíciles de titular por lo vaporoso de las propuestas que se mueven en planos muy generales. Los colegas del diario han optado por una declaración obvia. “Entiendo que las empresas y familias que lo pasan mal pidan más ayudas”, dice la responsable de Economía del gobierno ¿Es noticia esa afirmación?, me parece que la noticia sería que no entendiera la petición, que endosara a las familias y las empresas la gestión de sus problemas.

La señora Calviño entiende la reclamación de más ayudas; no podía ser de otra manera. Pero si lo entiende la noticia no es otra que la respuesta concreta a la petición. En la entrevista reitera las medidas que el gobierno ha tomado a lo largo de los últimos trece meses sin asumir que no es suficiente. La apuesta se concreta en los fondos NextGeneration EU, que la ministra quiere acelerar según dejó dicho esta semana pasada en Bruselas.

De la entrevista me ha parecido llamativa una de las últimas respuestas que no se ajusta a la pregunta, pero implica un compromiso no solicitado en ese momento. Los periodistas preguntan si con la rebaja de perspectivas económica asumida por el Gobierno recientemente se corre el riesgo de que los Presupuestos queden en papel mojado. La pregunta es pertinente y Calviño rehúsa responder para advertir que “estamos comprometidos con la reducción del déficit y la deuda pública… la ministra de Hacienda presentará en breve el Plan de Estabilidad en el que detallará las previsiones de déficit hasta 2024”. Para añadir la condición suspensiva que anula la proposición previa: “A medio plazo tendremos que continuar con la senda de reducción del déficit estructural. Pero ahora no es el momento”. De manera que hay un compromiso con la estabilidad y la reducción de Deuda y Déficit, pero más tarde.

La pandemia y la recesión obliga a incrementar el gasto público sin subir los impuestos, para permitirlo está el Banco Central Europeo y la solidaridad d ellos socios de la Unión. Pero para gastar hay que financiar, y para financiar hay que gozar de la confianza de los acreedores. La ministra lo sabe, es de sentido común, por eso advierte que controlar el D+D es condición necesaria. Que lo diga ahora, aunque aplace las decisiones, me parece lo más sustancioso de la entrevista, como merecer un titular. Me parece lo más interesante de las declaraciones; lo demás es lo ya conocido, lo expuesto por enésima vez durante las últimas semanas. El D+D es tan amenazante o más que las carencias de la I+D+I. Que también.