Gobierno y metagobierno en escena

Atribuye el diccionario a la voz “meta” además de punto final de una carrera u objetivo, el sentido de “junto a”, “después de”, “entre o con”. Con esta última referencia y en ese gran escenario televisivo que es el Congreso de los Diputados pudimos ver esta mañana el metagobierno del gobierno Sánchez que ayuda a comprender los avatares del mismo que provocan explicaciones equívocas sobre quién es aliado de quién y cómo.

El Gobierno es el que se exhibe en la Moncloa para dar explicaciones; hoy por ejemplo las ministras de Economía (vicepresidenta) y de Hacienda que al tiempo que explicaban los acuerdos del consejo de ministros tenían conocimiento de enmiendas a los presupuestos que anuncian sus propios aliados de gobierno (Podemos) o de investidura y otras aventuras (ERC y Bildu, colegas de Podemos).

El metagobierno (“junto a, o más allá de…) lo forman los de las enmiendas que apoyan al Gobierno y los Presupuestos pero quieren ir más lejos, arañar un poco más para alcanzar sus objetivos de fondo. “Las tres gracias” del Parlamento son Podemos-Comunes (Asens), ERC (Rufián) y Bildu (Aizpurua), que suman 25 diputados directos además de los 28 de Podemos en el resto de España (incluidos dos gallegos) En conjunto un bloque de 53 votos que unidos a los 120 del PSOE alcanzan la mayoría suficiente, capaz de sumar algunos otros escaños nacionalistas o de izquierdas.

De manera que gobierno y metagobierno forman el bloque de poder que aspira a durar lo suficiente para modificar el diseño constitucional hasta establecer un nuevo modelo. La identificación de los socialistas con ese esquema ha sido un dato hasta ahora, pero no es seguro que vaya a durar en el futuro ya que se trata de un camino muy alejado del que ha sido el del PSOE de las últimas décadas.

La asturiana Adriana Lastra advirtió ayer en el congreso que ahora los que mandan en el PSOE son los de su generación, la de Sánchez, que escucharon a los viejos pero que este es su turno y mientras los electores socialistas no digan otra cosa ellos han elegido ese camino el de la coalición con varios planos de gobierno: primero los socialistas de Sánchez, los aliados de coalición de gobierno (Iglesias) y los aliados de los aliados, el metagobierno que tienen otra agenda.

Frente a ese bloque el resto a son aliados de oportunidad (el PNV y otros grupos regionalistas) y con oposición condenada a la irrelevancia. Sánchez tiene garantizada la legislatura (y espera que más) mientras satisfaga las aspiraciones de ese metagobierno que esta semana se ha escenificado en el Congreso con más nitidez que nunca.