El secreto profesional destapa la sentina mallorquina

La decisión de un juez de Mallorca de intervenir los teléfonos y notas de dos periodistas para identificar sus fuentes de información ha puesto el foco nacional en el juzgado mallorquín y en el caso que investiga que tiene que ver con aspectos mafiosos y corruptos. El juez hizo caso omiso del secreto profesional amparado por la Constitución y ratificado por la jurisprudencia. Con esa actuación todos los ojos se pusieron en ese juez, en su juzgado y sus causas, entre las que destaca una investigación que implica a uno de los personajes más turbios de la isla: Bartolomé Cursach, apodado rey de la noche y del ocio.

La investigación lleva tiempo y avanza con lentitud entre otras razones por los obstáculos que van poniendo abogados, testigos, algunos policías, funcionarios locales y autonómicos… en resumen una trama corrupta más en Baleares, que huele peor aún que las anteriores que tuvieron a dirigentes políticos de primer nivel que fueron luego apartados y condenados.

El juez que lleva en caso y que arremetió contra el secreto profesional en una actuación que puede implicar un delito de prevaricación, va a ser investigado por el Consejo del Poder Judicial que puede apartarle del caso, de la carrera e incluso procesarle.

El caso Cursach tiene todos los visos de convertirse en un prueba de fuego sobre la independencia y la competencia de la justicia, sobre la fortaleza del estado de derecho y su fuerza frente a la delincuencia organizada y la corrupción que extiende.

El intento del juez de localizar fuentes de información ha convertido el caso en asunto mayor, ha puesto ojos de periodistas decididos a destapar la sentina y llevar luz a las zonas oscuras de las administraciones públicas que actúan en Mallorca, incluidos funcionarios, políticos, policías y jueces. Concluyamos que el periodismo sirve para poner luz donde hay sombra y basura. Ahora hay que ver si sirve para que la justicia se abra paso y los corruptos paguen por sus delitos. La defensa del secreto profesional produce efectos sanadores.