Ni presos ni apaleados, sólo despedidos

Uno de los portavoces de los independentistas sediciosos, Lluís Corominas, político profesional, alcalde de su pueblo durante 12 años (tenía 29 cuando alcanzó el bastón) y luego otros 14 diputado en el Parlamento catalán, proclamaba delante de un micrófono el viernes, tras la patética votación, que esperaba ser detenido y apaleado por las fuerzas represoras […]