Las ambigüedades del PSOE en Cataluña 

Decir PSOE/PSC en Cataluña es decir depende, quizá SI, pero también NO o ya veremos. Parece que están por la Constitución y la soberanía y la unidad nacional definida en el artículo 2, pero se atragantas con el artículo 155 de la Constitución. Su alternativa es la del “apaciguamiento”  entendido como que tanto los independentistas como los constitucionalistas se allanen en sus pretensiones y sigan aparentando una conformidad que no llega ni siquiera a conllevanza.

Las intervenciones de la portavoz parlamentaria del PSOE, la magistrada Margarita Robles, que no está afiliada al partido que representa al más alto nivel, induce a la melancolía a no pocos de los militantes y dirigentes socialistas con experiencia de gobierno. Más de uno dice que se considera durmiente en el partido, que evita seguir los mensajes para evitar más pesimismo hasta la depresión.

Hace tres semanas la portavoz socialista anunció en el pleno del Congreso la presentación de una moción de censura a la vicepresidenta del Gobierno, una reprobación de la cámara que pudiendo salir adelante sería tan inútil como extravagante. La cámara ya ha reprobado a varios ministros con nula efectividad más allá de la retórica o la propaganda.  Cuando a la portavoz esos días le preguntaron por las prioridades del PSOE en la actual situación y cuál era el puesto en esa lista de la reprobación a la vicepresidenta, la señora Robles respondía que el compromiso histórico del PSOE con la democracia y la Constitución es absoluto, permanente, y que el problema ahora se llama Mariano Rajoy que no ha sabido gestionar la crisis catalana. Sin comentarios, aunque conviene señalar que en la historia centenaria del PSOE hay decisiones para todos los gustos en cuanto a lealtad a la democracia y a la Constitución vigente en cada momento.

Ayer la portavoz pisaba el freno respecto al apoyo al gobierno para la aprobación y la aplicación del artículo 155. En realidad sostenía esa posición aunque matizada con el argumento de que si el gobierno catalán convoca elecciones eso significa la vuelta a la legalidad y a la normalidad constitucional puesta en cuestión desde las leyes aprobadas por el Parlamento catalán el pasado septiembre.

¿Cuál es la posición real del PSOE en estos momentos? Pues solo ellos lo saben (o no). Quizá lo vamos a saber, si se aclararán, cuando la comisión del Senado tome posición mañana sobre la propuesta del gobierno y a renglón seguido lo haga el Pleno el viernes. ¿Representa la señora Robles la posición efectiva del PSOE y de su secretario General Pedro Sánchez? Si nadie autorizado rectifica la voz de la señora Robles es la del PSOE, de manera que no estaría de más que alguien hiciera las precisiones necesarias para saber a qué atenernos.

Cabe estimar que las ambigüedades tienen una explicación electoralista y apaciguadora de las distintas sensibilidades que anidan en el socialismo español, pero también se puede sostener que con esa estrategia van a quedarse más solos que la una ante la dificultad de entender  su posición, si es que la tienen.  En cualquier caso estamos ya en tiempo decisivo, a decisiones con consecuencias.