Podemos vs PSOE, puede pasar de todo

Podemos y PSOE son fuerzas políticas antagónicas y complementarias, básicamente se están disputando la hegemonía de la izquierda española y enfrentando el dilema entre vieja y nueva política. Podemos nació de las nuevas generaciones que nunca estuvieron en el PSOE y de las bases y cuadros de Izquierda Unida con origen en otros grupos políticos de todo pelaje siempre por la izquierda. Sin duda que hay viejos votantes socialistas que se han deslizado hacia podemos pero ambos siglas pueden ser más complementarias que competidoras.

Es evidente que podemos aspira a robar buena parte del voto socialista para lograr la hegemonía de la izquierda, una vez que han engullido Izquierda Unida. Pero no es tan evidente que los socialistas necesiten a Podemos para recomponer su fuerza, de momento les sobraría con recuperar a los abstencionistas para mantener la hegemonía.
Las últimas elecciones de junio, y las regionales de Galicia y el País Vasco, permiten sostener que ambas formaciones han perdido base electoral con resultados para cada una de ellas peores que los anteriores. Las dos siglas han perdido encanto. Y las dos formaciones andan sacudidas, una más que la otra, por tensiones internas que amenazan la estabilidad y confunden mensajes u objetivos.

La relación entre ambos es de amor y odio simultáneos, de radicalidad verbal (enfrentamiento aparente) y pragmático entendimiento de puertas adentro. No hay que hacer caso de las declaraciones (mucho postureo declarativo) para atender a los acuerdos efectivos.

Empieza a haber pruebas de que Sánchez e Iglesias mantenían acuerdos de base, cocinados desde otras instancias, suficientes como para visualizar un gobierno alternativo al del PP. Siempre con la duda de que no fueran secundados por todos y quedaran colgados de la brocha, sin escalera, en el momento decisivo de las votaciones.
Hay evidencias de los acuerdos regionales y municipales que han hecho posible desalojar a los populares de varios gobiernos, a pesar de ser la fuerza más votada y de haber ofrecido a los socialistas alianzas generosas. Pero son los de Podemos los que más amenazan con romper esas alianzas y tumbar gobiernos socialistas. Son amenazas poco relevantes difíciles de explicar si abren la puerta a gobiernos del PP. Más seria puede ser la amenaza de los socialista (todavía no utilizada) a Podemos de desalojarles de los Ayuntamientos en los que les sostienen el voto de los socialistas. Para estos sería fácil mandar a la oposición a Carmena, Colau y demás compañeros alcaldes de su familia política, con sendas mociones de censura que se resolverían en pocas semanas.

Nadie se atreve a pasar de las musas al teatro, de las amenazas explícitas o tácitas a los actos, pero si las cosas se ponen agrias `puede ocurrir esa eventualidad con consecuencias imprevisibles parea el futuro electoral de ambos. En resumen, el mapa político español está muy abierto, es muy inestable; aquí puede pasar de todo.