El domingo se juega otro liderazgo: el de las TV

Las televisiones, públicas y privadas, se contratan cada día, cada hora con la audiencia; estudian la curva de espectadores como el buen comerciante la caja; el rating es su libro de cabecera matutino y en función del mismo, programan, contratan, despiden... Analizar el rating para programar (y contraprogramar) se ha convertido en un arte que a veces lleva a excesos pero también al éxito. Para las privadas el rating es el camino hacia el anunciante, y para las públicas significa su propio sentido y viabilidad.

A los políticos de turno una televisión pública se justifica por su audiencia e influencia; sin audiencia carece de sentido. De manera que la audiencia, el rating, lo es casi todo, incluso más importante que el contenido. La obsesión por la cantidad, desmerece la calidad, la influencia efectiva. Les lleva a confundir lo grande con lo pesado, porque algo puede ser muy visto, pero muy rechazado. Combinar calidad y cantidad complica el arte de programar. Sin perder de vista los arrastres, un programa muy visto traslada audiencia al siguiente. Lo que va por delante de cada programa es importante y el buen programador trata de conjugar todos esos factores.

El domingo las televisiones van a pasar una prueba del algodón que admite pocos matices: en juego está quien asume la referencia informativa en los programas especiales Elecciones Municipales y Autonómicas. Hace ahora cuatro años, mayo 2011, TVE registró un rating del 15%, frente al 6,5% de Antena3. Tele 5 se limitó a unos avances informativos. Pocos meses más tarde, con las generales de noviembre, TVE, mantuvo el liderazgo con otro 15% largo, frente al 10% de A3, el 6,5% de T5 y el 2,7% de la Sexta.

De entonces acá, los nuevos acontecimientos políticos que interesan a las televisiones, han dado un vuelco a las audiencias. Tanto la Coronación del Rey, como las elecciones europeas hace un año y las andaluzas de hace unos meses, dieron resultados mediocres a TVE y muy buenos para la Sexta que ha construido un perfil informativo que les lleva en ocasiones al liderazgo.

El domingo TVE ha preparado un programa con recursos y determinación para recuperar el liderazgo y la referencia informativa; competirán con las autonómicas, con Antena 3 que también prepara un dispositivo avanzado, con Cuatro, que es la cadena que Mediaset utiliza para estos acontecimientos y con la Sexta que tiene un perfil informativo con muchas horas de programación diaria. El reparto de preferencias de los espectadores dará una señal de credibilidad que tendrá consecuencias.

Para TVE perder el liderazgo informativo cuestiona severamente el modelo, mientras que para la Sexta obtener un buen resultado determina que mantenga su perfil. Para A3 es una oportunidad para ganar notoriedad por calidad y tono En el caso de Mediaset su interés por los informativos es limitado, la noche del domingo es para ganar el liderazgo del día sin política, con los espectadores no interesados en esa peripecia, que serán mayoría.