Andalucía: empieza el postureo

Los académicos de la Lengua, atentos al lenguaje común y a la generación de nuevas palabras que explican bien algunos conceptos, tendrán que dar pronto luz verde a “postureo” entendido como estrategia política para aparentar en la fase previa a una negociación. El calendario andaluz para formar gobierno tiene algunos jalones definidos: constitución del Parlamento andaluz el próximo día 16, elección de la mesa (que dará una primera indicación de posiciones, y a los pocos días primera votación (fallida, por supuesto) para elegir la persona que ocupe la Presidencia. Y a partir de ese momento sesenta días para obtener mayoría simple o convocar nuevas elecciones que, apurando mucho los plazos podrían llegar a coincidir con las municipales y autonómicas en once Comunidades previstas para el 24 de mayo.

No es probable, aunque sea posible, llegar a semejante desenlace que sería indicativo de inestabilidad aguda y de incertidumbre mayor en el mapa político español. No se trata de algo extraordinario, varios países de la Unión han pasado por semejante trance en no pocas ocasiones y han aguantado el tipo.

Susana Díaz, presidenta en funciones, cabeza de la lista más votada y candidata segura a la presidencia ha iniciado los contactos con los otros grupos para componer la investidura. De momento ya ha coleccionado una lista de reivindicaciones de sus posibles socios. Todos se esmeran en la apariencia de firmeza, lo que podemos llamar “postureo” que precede a cualquier negociación seria que suele empezar cerca del límite, entre otros motivos porque a última hora se puede obtener alguna ventaja. Las negociaciones a “culo de hierro” hasta el minuto final, suelen dar rédito al que aguanta. Esa es la estrategia griega ante la Comisión y el resultado está por ver, por cuanto a veces hay accidentes no previstos.

En el caso andaluz la primera incógnita a despejar de la ecuación es la composición de la mesa del Parlamento, Presidente, tres vicepresidente, tres secretarios y un vocal, ocho asientos que se repartirán con una aritmética que formará parte de los pacto. El primero para designar presidente y otro para repartir los siete asientos restantes y la presidencia de las comisiones. Este primer paquete debería estar listo antes del día 16, pero pueden tomarse más tiempo.

Como primera providencia los socialistas apenas moverán pieza estos días; los demás tampoco. Compuesta la cámara, la primera votación que requiere mayoría absoluta será de trámite, todos contra el PSOE para poner en evidencia soledad e impotencia. Y a partir de ese momento empezará a decaer el postureo para entrar en materia.

Los del PP han pedido un compromiso para que en las municipales se asuma el apoyo a la lista más votada. No es probable que ocurra. Los de Ciudadanos y Podemos piden el despido de Griñán y Chaves como primer gesto para negociar. Tampoco es probable. Podemos ha añadido algún punto más (desahucios…) por eso de que en la primera tabla cabe mucho.

La cuestión de fondo es como van a interpretar los ciudadanos todas estas maniobras y simulaciones distractoras. Las encuestas ayudarán a desentrañar ese misterio, pero para eso hay tiempo. De momento “postureo”, luego ya veremos. El talento y la habilidad de la señora Díaz se pondrá a prueba en mayo, en plena campaña electoral, propicia a excesos y tropiezos.