Cuando los espías dominan la escena... malo, malo

El último espía que alborotó la política nacional fue Perote, que puso sus secretos al servicio de Mario Conde para intentar redimir a éste de una causa que arruinaba sus expectativas. No sirvió al objetivo previsto pero por el camino provocó alboroto mediático y político, algunas dimisiones, pruebas para enjuiciar y condenar a altos cargos […]