¿Hay riesgo de peronismo en España?

El libro de Luis Garicano “El dilema de España”, cuya lectura recomiendo (son 187 páginas que se leen bien y dan a pensar) advierte del riesgo de fracaso en España, algo que no es infrecuente en la historia de España. El temor de Garicano es que la sociedad española se deslice hacia el peronismo, modelos como el argentino o venezolano, y la esperanza es que, por el contrario, vuelva el sentido común y la virtud para imitar los modelos escandinavos. El autor llama eso “ser más productivos para vivir mejor”, una propuesta imbatible, pero no inevitable, si siquiera muy probable.

Garicano no advierte un deslizamiento a un modelo a la griega, sino algo más dramático e inquietante. ¿Exagera el profesor de la London School of Economics?, me temo que no exagera, que el riesgo existe a pesar de la red de seguridad que aporta la Unión Europea.

Garicano presenta formalmente sus tesis esta tarde en la Fundación Rafael del Pino, que es uno de los foros sobresalientes en estos tiempos, previamente ha expuesto sus razonamientos en casi todos los medios relevantes, incluidas radios y televisiones, de manera que difusión hubo, otra cuestión es que active el debate con consecuencias.

Al discurso político en vigor, de todos los grupos parlamentarios y extraparlamentarios el discurso del profesor Garicano les importa una higa, no va con ellos; más aún perciben que va contra ellos, ya que las élites políticas instaladas forman parte del problema y no están por la labor de abordar las soluciones.

En semejante onda a la de Garicano están el libro de César Molinas (¿Qué hacer con España? Editorial Destino) y el del profesor Muñoz Machado (“Informe sobre España. Repensar el estado o destruirlo”, Editorial Crítica), este último Premio Nacional de Ensayo 2013.

De manera que material para el debate hay y abundante; como los hubo en la anterior crisis de principios del siglo XX, la de la otra Restauración, que tan mal resolvieron los españoles. Hay discurso, pero no hay debate. De los partidos políticos no sale nada aprovechable, y la multiplicación de alternativas, por la derecha y la izquierda, se desliza hacia un oportunismo similar a los instalados.

La advertencia de Garicano sobre el “riesgo peronismo” es improbable pero no imposible; en el ámbito de la Unión Europea parece imposible, pero si las elites se empeñan en cerrar puertas y ventanas al cambio y a las reformas pudiera ocurrir. El triunfalismo del Gobierno es inquietante, y la irrelevancia de los socialistas, decepcionante. El riesgo de otro desastre existe.

fgu@apmadrid.es