Grifols, un español que compra

España está en el poste, es decir en el tablón de anuncios de “se vende”. Los fondos buitre envían sus detectores de gangas a España para identificar activos a buen precio; despejada la incógnita del futuro del euro (hay euro para rato) España vuelve al radar de los inversores con más alto sentido del riesgo. Probablemente fue la macro ampliación de capital del Banco Popular (2500 millones de capital fresco) de hace un año el punto de ruptura de una tendencia al aislamiento de España, uno de los mercados del sur amenazados de exclusión por aquellos tiempos. La ampliación del Popular demostró que la escalada de la prima de riesgo había acabado.

A lo largo de todo el año 2013 la economía española equilibró su balanza de pagos a base de exportar y de recibir inversores. Además ha empezado a reducir el sobreendeudamiento privado y atender con ahorro interno las necesidades de inversión. Eso junto a la decisión del BCE de sostener el euro y a todos sus socios (la famosa frase de Draghi “haremos lo que sea necesario, y les aseguro que será suficiente”) ha supuesto un cambio de enfoque en los mercados financieros.

Desde la pasada primavera los bancos de negocios advierten que les interesa España y que hay buenos activos para comprar. Tanto en el sector inmobiliario como en empresas de múltiples sectores con precios atractivos y necesidad de inversores con dinero. Van llegando esos inversores. La del fondo de Bill Gates en FCC ha sido paradigma y acelerador del fenómeno, aunque se trate solo de poco más de cien millones de euros invertidos en FCC, una inversión de cartera a medio plazo.

Botín, con esa atrevida naturalidad que le caracteriza, dijo que a España llega dinero de todos los lados. Su propio banco es buen ejemplo de compañía con capacidad para hacer caja mediante la venta de activos considerados no estratégicos; al igual que su competidor más directo (BBVA) y los demás bancos, con o sin problemas. Otro tanto sirve para Telefónica, que ha reducido su deuda más del 20% a base de ventas oportunas, y para muchas otras empresas con posibles.

La noticia de la semana es que entre tanto vendedor aparece un comprador, la farmacéutica Grifols compra a los suizos de Novartis su división de transfusiones que completa la especializada gama de negocios de la compañía española, líder mundial en su sector. Grifols mejora sus cifras un 20% (tamaño, ventas, beneficios…) con una inversión de 1.250 millones de euros, financiados en su mayor parte con crédito bancario. Compra un negocio en marcha y con beneficios para consolidar su liderazgo.

Grifols se consolida en la lista corta de empresas españolas con carácter global, jugadores mundiales en sus sectores con actividad con capacidad para investigar e innovar. Que algunos locales compren indica que hay vida por delante.

fgu@aapmadrid.es