A la octava Rajoy anuncia que dará su versión

El Presidente dará explicaciones sobre lo que preocupa a los españoles (la corrupción) en breve y en un formato por concretar. Parece que se va a hablar de la corrupción en los partidos políticos, y quizá del paso de un tal Luis Bárcenas que pasó por el Partido Popular. La secretaria general del PP dijo ayer en “La Razón”, ante muchos amigos, incluidos abogados del estado, que el caso Bárcenas no tiene nada que ver con el Partido Popular, que en realidad es un derivado del caso Gürtel (¿tampoco tendrá que ver con el PP?, y con un asunto fiscal que ha descubierto la judicatura).

Con estos mimbres es evidente que la intervención de Rajoy gana en interés ya que pudiera ser que no pronunciara la palabra Bárcenas a lo largo de la sesión. La señora Cospedal insistió anoche que no está en política por dinero (Rajoy tampoco), que puede ganar más en su profesión de abogado del estado (si la contratan en empresas privadas). Y para dejar las cosas más claras, anunció que no ha negociado nada con Bárcenas y que no hay nada que ocultar. Lo cual da otra pista de que las explicaciones de Rajoy pueden ser novedosas e incluso devenir en un pliego de cargos a los demás partidos por ponerse pesados en esto de la corrupción.

Lo más interesante de lo declarado por Cospedal quizá sea la referencia al “listón bajo” que se aplica en la sociedad española. Desde luego que en materia de trasparencia de los partidos, incluido en primer término el Partido Popular, el listón está casi en el suelo.

Siete veces reclamaron los grupos parlamentarios a lo largo de los últimos meses explicaciones del presidente del gobierno sobre la financiación del Partido Popular y de sus dirigentes. Y siete veces negó la mayoría incorporar ese punto a la orden del día de algún pleno. A la octava el presidente ha decidido adelantarse y pedir al Presidente del Congreso que convoque un pleno para dar su versión de ese asunto que preocupa, como si no hubiera tenido oportunidades permanentes, cada día, para proporcionar esa versión.

Lucía Méndez, siempre aguda, proponía hace unos días un guión verosímil y ejemplar para la comparecencia del Presidente que pasaba por reconocer irregularidades y proponer enmienda. Pero no va a ir por ese cauce la explicación de Rajoy a la vista del anticipo Cospedal. Más bien darán un paso más en la negativa de cualquier irregularidad, sin cargar en exceso contra el presunto delincuente Bárcenas, que nada tiene que ver con el PP. La línea que marcó Rajoy en el último debate sobre el “estado de la nación” será reiterada en ese pleno veraniego con el que pretenden cerrar el curso político; carpetazo hasta septiembre para que el sol del estío vaya amortizando tan incómodo asunto.

En la cúpula del PP confían que entre prescripciones, recursos, errores procesales, alguna ayuda externa e interna… los casos se vayan deshilachando y el olvido haga su trabajo. La comparecencia del Presidente no dejará a nadie indiferente, llegará más lejos de lo que imaginamos, pero no en el reconocimiento de errores, sino todo lo contrario. Los equivocados son los demás.

fgu@apmadrid.es