Los aguafiestas de FEDEA no ven crecimiento

El mensaje insistente del gobierno es que la recesión ha quedado atrás y que vuelven tiempos de prosperidad que empezarán a notarse el próximo año, a tiempo para llegar a las próximas elecciones generales con garantías para seguir en el gobierno. La apuesta por la recuperación es inequívoca, tanto que el argumentario para aguar el caso Bárcenas-financiación irregular, pretenden que la oposición intente con este caso reventar la recuperación.

Montoro y Guindos reiteran, en cuantas ocasiones tienen oportunidad, que los indicadores adelantados del ministerio de Economía detectan la recuperación y que nada mejor que las crecientes exportaciones para percibirlo. El FMI y otras entidades con envergadura para el análisis, no ven tan clara como el gobierno esa recuperación, pero sus informes sufren el desdén oficial por los errores habituales de los pronósticos.

FEDEA, la Fundación de análisis económico promovida por el banco de España y compañías privadas destacadas, cuenta con un equipo de analistas, profesores de universidades españolas y extranjeras, con prestigio profesional y experiencia como parta ser escuchados. Su página “nada es gratis.es” es visitada y merece atención de cuentos están interesados en la economía, teoría y realidad.

Los investigadores de FEDEA elaboran desde hace años un índice compuesto de actividad económica (1) que incorpora ocho indicadores básico para reflejar con bastante finura la evolución Ayer presentaron el último índice que refleja mejora respecto a los anteriores pero sin alcanzar el punto base de crecimiento potencial. La posición de los investigadores es bastante clara aunque la exponen con cierta timidez: hablar de recuperación es una hipótesis basada más en deseaos, en fortuna, que en datos y tendencias firmes.

Dejar atarás la recesión no significa recuperación. Ya ocurrió el año 2010, cuando se notaron ciertos “brotes verdes” (seis trimestres con crecimiento del PIB de alguna décima) que no maduraron y dieron paso a una segunda recesión el 2012 y 2013. Hablar de recuperación significa aumento del empleo, de la inversión y crecimiento consistente del PIB.

Los de Fedea no lo ven probable, para que ocurra se requieren reformas de más calado, fundamentalmente una reforma fiscal completa que revierta la situación de las cuentas públicas que siguen afectadas por un déficit crónico que incrementa la deuda cada mes. A los del gobierno no les gustan estos comentarios, los investigadores de FEDEA lo saben, pero es lo que hay y no están por la labor de decir lo que no piensan.

Buena parte de los patronos de FEDEA pasearon por la Moncloa con el Presidente Rajoy hace unos días y le escucharon sus argumentos sobre la recuperación y la estabilidad política. Dos escenarios y dos visiones. El optimismo de los políticos temerosos de que perder y el pesimismo escarmentado de los analistas resignados al papel de aguafiestas.

(1) (http://www.fedea.net/indice/index.html#2008)

fgu@apmadrid.es