Si la “tax lease” es tan buena, extiéndanla

Bruselas dice que las ayudas fiscales para financiar buques violan la normativa de competencia y que hay que anularlas y reintegrar los impuestos evitados por grandes compañías que tenían liquidez para beneficiarse de la deducción. Todo el sector naval reclama que se mantenga el status quo y el beneficio fiscal, advierte que sin esa muleta el sector se derrumba y señala que lo que el estado pierde por esa bonificación lo gana luego por la industria que propicia.

Cuesta entender que para sostener el sector hay que propiciar que grandes empresas comerciales o financiera se ahorre impuestos invirtiendo en barcos que no necesita. Un tanto raro. El procedimiento significa que el Estado subvenciona perdiendo ingresos fiscales y que un buen número de intermediarios cobra comisiones para montar el esquema complicado que consigue, dicen, abaratar el coste de los barcos y financiarlos. Será así, peor tiene tela.

Si el modelo es tan brillante que convoca a todos los implicados para su defensa, incluidos el ministro de Industria y tres gobiernos autonómicos, pueden que tengan razón y que ese sea el camino de salvación. De manera que pudiera ser interesante otro “tax lease” para financiar el pronto pago de facturas de clientes morosos. También permite sostener empleo y actividad. Un tercero para los parados que se quedan sin prestación, un cuarto para los proveedores del estado que no cobran a tiempo y así sucesivamente con todos aquellos colectivos necesitados de ayuda.

La tentación de que el malabarismo fiscal haga posibles algunos negocios y sectores es legítima, forma parte de la naturaleza de las relaciones económicas, de las políticas de Estado… pero conviene que resplandezca la verdad, que se sepa quién pone y quien se lleva, y como queda el interés general, que suele ser el argumento perpetuo para sostener intereses de parte.

En Vigo declaran persona no grata a Almunia, ¡vaya idea genial!, en Bruselas deben estar temblando a punto de convocar el consejo de comisarios para modificar sus acuerdos.

fgu@apmadrid.es