El Congreso se divierte… pero no da risa

La proposición no de ley que han pactado los dos grandes partidos para reforzar la posición de Rajoy en la próxima cumbre europea produce una mezcla de risa, asombro y finalmente llanto. ¿De qué va esta gente? El documento son 1640 palabras enlazadas con párrafos que se pueden permutar, suprimir, simplificar no son nada, bla-bla-bla, que en los debates de los jefes de gobierno europeo pasará desapercibido.

Desde luego que esto no tiene nada de Pacto de Estado, no hay sustancia, alguien ha querido ver en el documento algún toque socialdemócrata o liberal, pero nada serio, no llega ni siquiera a sucedáneo. El documento es irrelevante y el pacto más aun. El espectáculo de ayer en el Congreso con reuniones citadas que se desconvocan unos minutos antes de celebrarse y declaraciones de portavoces molestos porque “no son formas”, solo pueden provocar en los ciudadanos decepción, indiferencia y ganas de emigrar. El documento es notable por sus ausencias, por las carencias que acredita; está redactado por burócratas que andan todo el día metidos en naderías y carece de sustancia. Ni tiene fondo ni tiene concreciones.

Luis Atienza, que fue ministro de Agricultura en uno de los últimos gobiernos de Felipe González y presidente de Red Eléctrica durante varios años, escribió ayer un artículo (“Luz entre tinieblas”) atinado, denunciando la ausencia de política energética, la improvisación de las medidas y la ausencia de debate por falta de libreto y de guion. Acababa con una frase elocuente. “para quien no sabe adónde va, ningún viento es favorable”.

Ese es el problema de la política española y de los dos grandes partidos, no saben dónde van. Carecen de estrategia y de programa. ¿Cuál es la estrategia fiscal del gobierno? Confusión, ni ellos lo saben. ¿Y cuál la de la oposición? Pues ninguna. Y otro tanto para las pensiones, para la reforma constitucional y para la política europea.

José María Fidalgo, anterior secretario general de CCOO, le echó una bronca mayúscula en Onda Cero al portavoz económico del PSOE Valeriano Gómez a cuenta de las pensiones. Tras señalar que Valeriano sabe del asunto, le reprochó la posición socialista ante el informe de los expertos con el rigor de un profesor al alumno aventajado que le está fallando.

El simulacro de pacto que escenifican los dos partidos y los desplantes a los demás grupos son propios de colegiales mal educados y torpes; impropios de gente con tanta experiencia. Lo que está ocurriendo indica que está fuera de la realidad, embarullados en sus confusiones y enredos e incapaces de gobernar.

fgu@apmadrid.es