¿Vale algo Bankia?

El mercado bursátil, otorgaba a media tarde a Bankia un valor de 817 millones de euros, que supone 41 céntimos por acción, con pérdida del 12% respecto al día anterior. La salida a bolsa de esas acciones a mediados del pasado año se hizo en torno a 3,8€ que se vieron pronto reducidos hasta a la décima parte, una perra gorda por cada peseta rubia.

Esos 817 millones es lo que valía Bankia ayer, ¿cuánto valdrá mañana o al mes que viene? Pues depende de las expectativas. Un dato es que las pérdidas reconocidas a finales del tercer trimestre del 2012 superaban los 7.000 millones y que los actuales gestores del banco, que actúan en nombre del Estado que trata de que la entidad no quiebre, han pedido 24.000 millones de euros para evitar la quiebra y el Banco de España, el Gobierno español y la troika de la Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI, han aceptado esas cifras como válidas.

Tales datos indican que Bankia acumula pérdidas por encima de su capital y reservas, del valor en libros o teórico contable. Los recursos propios son cero una vez contabilizadas parte de las pérdidas y muy negativos si las contabilizan todas. El Estado va a poner dinero (con créditos europeos que imponen condiciones) para evitar que la entidad vaya a liquidación, con severo quebranto para los acreedores, muchos de ellos ahorradores de buena fe, que darán valor futuro a la entidad. Esos fondos y la actual gestión profesional son el cimiento de un nuevo banco que en su día, si todo sale bien, puede tener valor.

El mercado otorga valor hoy a Bankia porque estima que el Estado puede tener interés en que los actuales accionistas no pierdan toda la inversión, en parte porque fueron inversores engañados (lo cual supone que habrá que sancionar a los engañadores) y en parte porque también son clientes que pueden contribuir a la recuperación.

¿Qué valor otorgar a esos dos factores? Apunta que un céntimo simbólico, pero eso y cero es muy parecido. El mercado dijo ayer que entre 40 y 46 céntimos, pero son cifras muy especulativas. Si desde el primer minuto siguiente a declarar miles de millones de euros de pérdidas se hubiera llevado el capital a cero con las explicaciones debidas, la actual especulación con las acciones de Bankia hubiera acabado. ¿Por qué no actuaron con rigor contable?, el Gobierno debe tener una explicación que no ha concretado. Al fondo están los inversores de preferentes y similares que tratan recuperar algo, y el paso del tiempo que en este tipo de casos no resuelve, todo lo contrario.

Bankia puede tener futuro si deja de mirar atrás, si toca fondo y con los nuevos recursos profesionales y financieros reconstruye el balance y la cuenta de resultados; cuanto más pese el pasado más precario será el futuro. El mercado puede otorgar a Bankia el valor de expectativa que tenga a bien, pero el valor real hoy es cero.

fgu@apmadrid.es