El convenio de químicas

La negociación colectiva forma parte de las calderas de la economía, cuando funciona bien, por ejemplo en Alemania, tanto empresas como trabajadores, salen fortalecidas, especialmente en las fases bajas del ciclo. La negociación colectiva inteligente sirve para amortiguar conflictos, estimular la productividad y sostener el empleo.

En España la negociación colectiva acumula experiencia y resultados prácticos. Del orden de cinco mil convenios colectivos de muy distinto ámbito, desde nacionales de sector a locales de centro de trabajo, forman el entramado de la negociación y las relaciones laborales que estos últimos años está un tanto atascada. Durante los dos últimos años renovaron poco más de la mitad de los convenios y la reforma laboral dejará sin efecto los convenios vencidos y no renovados.

Convenios bien negociados podrían servir, por ejemplo, para sostener empleo, para mejorar la productividad, para ganar competitividad y para mandar señales a los mercados de un sistema productivo maduro y eficiente.

Estos días hemos conocido el fracaso de la negociación en la planta de montaje Nissan en Barcelona que se queda sin un nuevo modelo, y amenazada de una muerte lenta. También se negocia uno de los grandes convenios, el de grandes almacenes, que afecta a 240.000 trabajadores con propuestas salariales a la baja vinculadas a las ventas.

Y a final de año culminó con éxito el convenio nacional de químicas (200.000 trabajadores), uno de los más antiguos y significativos que interesa a un buen número de multinacionales alemanas, suizas y norteamericanas.

El nuevo convenio congela los sueldos para el 2013 y compromete un incremento salarial de dos décimas siempre y cuando el PIB alcance un punto de crecimiento. Ejemplo de responsabilidad, de relaciones laborales maduras y profesionales, que indicas país serio con instituciones solventes.

En estos tiempos de desesperanza y baja autoestima nacional, la renovación desde el primer día del año del convenio de químicas indica todo lo contrario, gente seria.

fgu@apmadrid.es