Palabras vanas ante amenazas evidentes

“No me temblarán las manos”, “vamos a revisar las cuentas”, “Quien la hace la paga”, “cada uno que aguante su vela”… la lista de tópicos y palabras inanes es larga, tanto como la magnitud del terremoto que sacude al PP con un solo dato: su admirado tesorero durante 20 años tiene cuentas en Suiza y otros países, y una en concreto tuvo saldo de 22 millones de euros. A renglón seguido “El Mundo” se atrevió a publicar sin pruebas documentales, solo fuentes no identificadas pero fiables, que el PP paga desde hace décadas sobresueldos en negro a sus directivos. El runrún de esa práctica es viejo pero nadie se había atrevido a publicarlo en primera página. Y nadie se atreve a desmentirlo, solo “yo no he sido”.

La perplejidad confusa con la que la plana mayor del partido ha asumido la acusación forma parte de los indicios razonables. Es cierto que Rajoy, Soraya, Cospedal… dicen que “no les consta”; que Acebes, Arenas… dicen que no saben nada, y que unos cuantos de los dirigentes que podían ser beneficiarios de tales sobres, bufandas, bonus, compensaciones, incentivos… dicen que a ellos no les llegan esos sobres.

Pero las preguntas son muchas y las respuestas pocas. La historia viene de atrás, el sujeto activo del caso, el tesorero Bárcenas, ha tenido tiempo de sobra, meses, años, para preparar su defensa desde que el juez Garzón le metió en la instrucción del caso Gürtel con pruebas indiciarias que, cuando menos, llevaban a sospechar aunque un juez abrumado por la presión ambiental decidió cerrar el caso Bárcenas. Y en el Partido Popular han tenido también mucho tiempo para preparar el caso. De hecho se ocuparon intensamente de taponar la investigación judicial con todos los medios a su alcance, que son muchos, y con mucha desvergüenza.

Una comisión rogatoria mandada por Garzón ha dado como resultado, con años de retraso, que Bárcenas tenía cuentas en Suiza, que nunca dijo ni pío, incluso cuando declaró ante jueces y fiscales, y que las cantidades son importantes y de difícil justificación, que llevan tiempo construyendo.

Un primer dato es que el asombro es hipócrita, todos han tenido tiempo, mucho tiempo, para preguntar, indagar, saber, ocultar, manipular… así que esas caras de asombro circunspecto o son falsas o son necias. Cuando la secretaria general del PP dice que las cuentas están claras y que las va a revisar otra vez, dice una tontería; que estén claras no quiere decir que no hubiera caja B y reparto irregular al margen del fisco. Esos sobres son bastantes sobres y durante demasiado tiempo como para que no puedan dar explicaciones inmediata. Esta vez ocultar y hacerse los suecos no va a ser sencillo.

Cuando dicen que el Tribunal de Cuentas ha auditado dicen otra bobada, para empezar ha auditado con mucho retraso, el último Informe corresponde a 2007 y auditar no quiere decir acceder a toda la información, las cajas B no se ponen a disposición de los auditores. El abogado de Bárcenas, que lleva tiempo en el caso, primero pasó las minutas al Partido Popular y ahora a Bárcenas. Dice que de los pagos en negro responde el receptor, lo cual es parcialmente cierto; el receptor debe declarar, incluso presumiendo la retención correspondiente aunque no se haya hecho; pero también responde el pagador, que debió hacer esa retención y que puede incurrir en delito fiscal además de tropezar con un serio problema para explicar el origen de los fondos.

Tampoco deben estar tranquilos los posibles contribuyentes a esa caja B si no han declarado las entregas, tal y como es previsible que haya ocurrido. Si jueces, fiscales, policía hacen su trabajo habrá más de uno que tratará de limitar sus responsabilidades contando lo que sabe, incluido el señor Bárcenas, que no solo sabe, sino que tiene papeles.

El Partido Radical de Lerroux se esfumó en pocos meses por el llamado escándalo del estraperlo que, mira por donde, tiene parecidos con este caso. Rajoy tiene que saber gestionar bien este enredo que tiene aristas imprevisibles. De momento esperemos que llegue el capítulo de los nombres, los de los receptores de los sobres y sus explicaciones.

fgu@apmadrid.es