Mucho tapiz, pero mucho paro

A esta gente de la política les devora la propaganda, tanto producir “argumentarios”, titulares y canutazos se han creído sus propias fabricaciones, les convencen sus propias notas de prensa, les domina la telerealidad y la ansiedad y esperan milagros por ser vos quien sois. Pero no hay milagros, la realidad es cada día más dura, más incómoda.

El Acuerdo de Pensiones tiene fuste, hace frente a un problema demográfico evidente que puede hacer inviable el actual sistema de pensiones en el horizonte de una década. Además está con la doctrina dominante en Europa que exigen los países que mandan, Alemania, y también los financiadores de la deuda, imprescindibles mientras haya deuda.

Pero además hay un problema que se ha convertido en urgente e inmediato por la pérdida de empleo de estos años, la que produce la crisis. Y si seguimos perdiendo empleo (enero ha sido un mes nefasto) el problema de las pensiones será demográfico y contable, efectivo; no a medio y largo plazo, sino a corto, a muy corto. El pasado año la Seguridad Social cerró sus cuentas con déficit efectivo, y si este año seguimos perdiendo afiliación y cuotas, el déficit será crónico y grave.

Pero en vez de analizar los datos se dedican a ver  telediarios preñados de notas de prensa que no van más allá de su propia literalidad. El tono de los dirigentes de Trabajo y del presidente del gobierno ante las cifras de paro de enero tiende al disimulo, a no aceptar la realidad y preferir el sueño de que esto se va a arreglar solo. La cifra de 17,4 millones de afiliados, dos millones menos  que hace tres años, no puede soportar el pago de más pensiones y más caras. Y este es un problema inminente.

En esta tesitura es irritante que pretendan vender como un acuerdo “de calado” un documento que no establece ninguna medida relevante contra el derrumbe del empleo. La propuesta de unos incentivos a la contratación de personas que forman parte de grupos más castigados por el paro, mediante descuentos en las cotizaciones no pasa de cataplasma.

Esta gente, con tanto tapiz alrededor, con tanta liturgia, con tanta moqueta, no está en la realidad, vive en un mundo inventado. Los datos de paro de enero son los peores de los últimos ¡22 meses¡ lo cual quiere decir que de recuperación nada, que la salida de la crisis está lejos. Todos los datos de coyuntura de enero son negativos, empleo, precios, ventas de coches, consumo… pero la orquesta suena en los palacios oficiales.

fgu@apmadrid.es