Obama 2.0: se abre el telón

Ha sido un buen repaso. Como primera declaración y resumen puede servir. Los votantes norteamericanos le han dado a su presidente con el voto en la cabeza y le hacen mucho más difícil la segunda parte del mandato. La derrota de los demócratas es importante, pero no es determinante. Incluso obliga a los republicanos a una mayor responsabilidad en la oposición, ya que ahora tienen más poder y por tanto capacidad para hacer y deber de contribuir.

Las primeras declaraciones de los republicanos han sido arrogantes, pretenden que el presidente asuma su agenda y sus programas. Obama ha sido más templado: asume la derrota, el pescozón, y a continuación dice: “hablemos”

Probablemente uno de los errores de Obama ha sido timidez, debilidad a la hora de imponer su programa; ha querido (quizá forzado) pactar demasiado tiempo, demasiadas veces, una política interpartidista y no ha funcionado. Ahora todos tienen que pactar y aportar y ceder. Y para esas habilidades los republicanos van a tropezar con tensiones internas por las varias almas que viven en el partido.

El poder legislativo de los republicanos es insuficiente para hacer, sirve para rechazar, pero no para actuar. El voto de los norteamericanos ha sido de protesta, contra los que dirigen el país, pero se equivocan los republicanos si creen que los electores confían en su programa, que por otro lado no va más allá de grandes declaraciones programáticas poco realistas.

Clinton y Reagan ganaron segundos mandatos con minorías legislativas. El problema de Obama han sido unas expectativas desmedidas, quizá cierta arrogancia, creerse más de lo que es. Ahora tiene una oportunidad de rectificar y de acreditar esas dotes de empatía que se le atribuyen para atraer a la oposición y sacar al país de la crisis, en concreto para revertir la tasa de paro.

La FED va a ayudar a la recuperación con esas facilidades de 600.000 millones de dólares inyectados al sistema para restaurar el crédito. Serán buenas las medidas si dan resultados, en caso contrario Bernanke habrá fracasado y además contribuirá a que Obama no obtenga el segundo mandato.