Declaración insuficiente, respuesta desmesurada

Cualquier actividad de ETA tiene atención inmediata y garantizada, el éxito de los terroristas no es solo por el miedo que producen, sino también porque imponen su lenguaje y que obtienen respuesta y primacía; gozan de vara alta, de preferencia. Eso explica que una declaración que todos califican de “insuficiente” obtiene un despliegue informativo mayor que cualquier otra noticia de la jornada. ¿Qué hay de nuevo en el dichoso video de ETA divulgado por la BBC? Muy poco más allá de la existencia del propio video. Se esperaba una declaración de ETA que iba a llegar más lejos de lo que van esos tres folios, leídos con riguroso acento español, por una de las terroristas que mandan en la banda desde hace meses.

Más interesantes que la declaración de ETA son los comentarios que hizo la fuente al periodista de la BBC elegido por los terroristas como correo. Una elección de tonto útil para servir de altavoz, algo para lo que no vale Gara o cualquier otro medio cercano al agujero etarra. Los comentarios que recuerda el periodista-buzón de la BBC van contra la línea de flotación de ETA: “los catalanes, sin violencia, han conseguido más que los vascos… la violencia sirve como excusa para frenar el nacionalismo”. Unos comentarios que desnudan más aun lo inane de la declaración.

Los periodistas, vencidos por la gravedad y por nuestras propias pasiones, hacemos el juego a los terroristas otorgándoles un protagonismo desmesurado. No digo que debamos someter a silencio las actividades terroristas, sino que hay que pasarlas por el cedazo de la mesura y la proporcionalidad. Es decir, menos protagonismo, menos ofuscación y ninguna oportunidad a la seducción, en resumen análisis y listón alto para dar el carácter de noticia a lo que sea noticia y no cualquier paparrucha con el sello del hacha y la serpiente.

La declaración es basura, en el fondo y en la forma. Se queda mucho más corta de lo esperado. La importancia otorgada al video ratificará a lo que queda de la banda que son importantes, que en cuanto abren la boca los demás callan y atienden y bailan a su música.

Felizmente la respuesta formal del Gobierno español, del Gobierno vasco, del primer partido de la oposición ha sido cautelosa y rotunda. La expresión más atinada es la del ministro Rubalcaba: “no nos chupamos el dedo”. Un comentario que debería llevar a alguna meditación a los periodistas, especialmente a los que toman decisiones sobre el número de páginas, de minutos, de videos, de opiniones, es decir el perímetro de la información dedicada a los terroristas. “Que hablen… aunque sea mal” es un viejo principio de la propaganda que los etarras saben gestionar.

Si ETA está en las últimas (y puede que lo esté) habría que empezar a tratarles como ente terminal, es decir con menos intensidad y ninguna preferencia. Restar oxígeno a los terrorista pasaba por ilegalizar sus instrumentos, arrinconar sus fuentes de financiación y difusión, sus plataformas políticas, sociales y de propaganda. Y ahora también por que los medios pasen a la banda a segundo plano. Estos días han sobrado páginas, titulares y emociones, aunque se explica que las ganas de que acabe esta plaga nos nuble la inteligencia.

En cualquier caso la BBC ha hecho un papelón, el de buzón de unos terroristas a los que sigue llamando “movimiento separatista” con manifiesto incumplimiento de sus propios criterios sobre el tratamiento al terrorismo.

fgu@apmadrid.es