Turquía acusa a las milicias kurdas del atentado que deja 28 muertos en Ankara

Un ataque a un convoy militar al sureste del país provoca al menos siete muertos un día después de la explosión que afectó a dos autobuses militares

Turquía acusa a las milicias kurdas del atentado que deja 28 muertos en Ankara

turquia

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha acusado al grupo sirio kurdo YPG de cometer, en coordinación con la guerrilla kurda del ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), el atentado suicida del miércoles en Ankara, que causó la muerte de 27 militares y un civil. La violencia se ha recrudecido en Turquía, donde además de la violencia kurda se producen ataques puntuales del Daesh. Este mismo jueves han muerto al menos siete personas en un atentado mediante una bomba por control remoto que explotó al paso de un vehículo militar en el sureste del país.

En un discurso ante la jefatura del Estado Mayor del Ejército, retransmitido por televisión, Davutoglu identificó al sospechoso de haber cometido el atentado como Salih Mercan, nacido en 1992 en la localidad de Amude, al norte de Siria.

Según Davutaglu, nueve personas han sido detenidas en relación con este atentado, cometido en una zona céntrica de la capital a primera hora de la tarde del miércoles al paso de un convoy de autobuses militares que transportaban soldados a su residencia.

Un diario cercano al Gobierno había informado de que un supuesto refugiado sirio, al que se habían tomado las huellas dactilares a su entrada en el país, había cometido el atentado suicida.

"Está claro que el YPG es responsable. El fuego de artillería turco contra el YPG seguirá. Lo de ayer es algo nuevo. Vamos a responder con mayor fuerza en el momento más apropiado", advirtió el primer ministro.

Kurdos contra el Estado Islámico

"Insto a la comunidad internacional, a aquellos que aun no ven el YPG como organización terrorista (a entender) que el PKK y YPG actúan juntos y atacan al pueblo de este país", agregó en referencia al apoyo que recibe la milicia kurda, por ejemplo, de Estados Unidos, para luchar contra el autodenominado Estado Islámico (EI).

"Tenemos evidencia y documentos en nuestras manos. Se la daremos a los ministerios del Exterior. No pueden decir que esta organización terrorista, el YPG, sea nuestro benefactor" contra el EI, manifestó.

"Con el ataque de anoche se ha demostrado que (YPG) forma parte del PKK. Aquellos que apoyan una organización enemiga de Turquía se arriesgan a dejar de ser nuestros amigos", concluyó Davutaglu.

Turquía lucha tanto en su propio territorio como en el norte de Siria y norte de Irak contra las milicias kurdas, que considera terroristas. En el sureste del país eurasiático el ejército está en medio de operativos contra las estructuras urbanas del ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Además, el ejército ha informado de que bombardeó el miércoles, después del atentado, posiciones del PKK en el norte de Irak. Entre 60 y 70 rebeldes, incluidos algunos comandantes de alto nivel, que fueron "eliminados", asegura el Estado Mayor en un comunicado colgado en su página web, sin dar más detalles.

A su vez, el ejército dispara desde hace varios días con su artillería contra posiciones del YPG (Unidades de Protección del Pueblo), considerado aliado del PKK.

Los kurdos del norte de Siria han ganado territorio y posiciones en medio de los bombardeos rusos en la zona.

El atentado de Ankara anoche fue el más grave en Turquía desde el pasado mes de octubre cuando murieron 103 personas durante un doble ataque suicida durante una manifestación pacifista. La Justicia turca acusa a los yihadistas del EI de ese ataque.

Sin embargo, no ha sido el último ataque violento que ha sufrido el país. Este mismo jueves una bomba accionada a distancia contra un convoy militar ha provocado al menos siete muertos en la carretera entre Diyarbakir y Bingol, en el sureste del país.