ORIENTE MEDIO

Tensión en Oriente Medio: cuatro palestinos muertos en la jornada más violenta en Cisjordania este año

Los incidentes de este miércoles se producen en medio de una fuerte espiral de violencia en la región, marcados por incesantes redadas israelíes en territorio cisjordano

Tensión en Cisjordania tras un nuevo repunte de la violencia

EUROPA PRESSTensión en Cisjordania tras un nuevo repunte de la violencia

Cuatro palestinos han muerto este miércoles en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes durante una operación de arresto en Cisjordania ocupada, en una nueva jornada de violencia en la región, que vive desde hace semanas un importante repunte de tensión. Los fallecimientos fueron confirmados por el Ministerio de Sanidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que identificó a los muertos como Mohammad Mahmoud Alouneh, Ahmad Nathmi Alawneh, Mohammad Abu Naaseh y Abed Fathi Hazem.

La muerte de Hazem fue además confirmada por un portavoz del Ejército israelí, que lo identificó como hermano de Raad Hazem, responsable de un importante ataque en la ciudad israelí de Tel Aviv en abril. Por otra parte, tanto él como Alouneh habrían estado involucrados en una serie de ataques recientes contra israelíes y en la planificación de futuros ataques adicionales, según fuentes policiales de Israel.

La agencia oficial de noticias palestina, WAFA, detalló que Hazem y Alouneh murieron durante el sitio de las fuerzas israelíes en una casa en Yenín en la que se encontraban, mientras que Alawaneh falleció por el impacto de una bala en la cabeza en el marco de enfrentamientos armados entre jóvenes palestinos armados y soldados israelíes en las calles aledañas. Aún no se han dado a conocer las circunstancias de la muerte de Naaseh.

Wafa informó además que otros 44 palestinos resultaron heridos durante la operación israelí en Cisjordania, varios de los cuales se encuentran en estado crítico.

Un portavoz de Mahmud Abás, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), describió la operación israelí de este miércoles como una "grave escalada", que no hace más que contribuir a la ya creciente inestabilidad en la zona y dañar la situación de seguridad.

Por su parte, el primer ministro de la ANP, Mohamed Shtayeh, denunció que el derramamiento de sangre palestina es utilizado por Israel en el marco de la campaña electoral de cara a los comicios del próximo 1 de noviembre.

Repunte de violencia en la región

Los incidentes de este miércoles se producen en medio de una fuerte espiral de violencia en la región, marcados por incesantes redadas israelíes en territorio cisjordano y un aumento de ataques de palestinos contra objetivos militares o colonos israelíes durante las últimas semanas.

El principal foco de violencia es el norte de Cisjordania, sobre todo las ciudades de Yenín y Nablus, en las que Israel considera que las fuerzas de seguridad de la ANP están perdiendo el control ante grupos armados palestinos locales.

Las redadas israelíes comenzaron hace seis meses, desencadenadas por una serie de ataques cometidos por palestinos o árabes-israelíes en los que murieron 18 personas, tres de ellos en el ataque en Tel Aviv de abril.

Estas redadas, y los enfrentamientos con milicianos locales que suelen producirse como resultado, han dejado ya casi un centenar de palestinos muertos y más de 2.000 arrestos.

Por otra parte, durante la última semana se registraron fuertes e inusuales incidentes entre jóvenes manifestantes palestinos -algunos armados- y las fuerzas de seguridad de la ANP, tras el arresto de un miliciano en Nablus.