Rusia comienza a reclutar a sus ciudadanos para ir al frente de guerra tras el anuncio de movilización parcial

Comienzan a llegar las citaciones a los reservistas mientras muchos ciudadanos optan por huir a Finlandia, Georgia, Kazajistán o Mongolia

Un cartel en San Petersburgo anima a los rusos a alistarse en el ejército

EFEUn cartel en San Petersburgo anima a los rusos a alistarse en el ejército

Cerca de 10.000 hombres se alistaron en las filas del Ejército ruso para ser enviados a Ucrania en el marco de la primera jornada de movilización parcial decretada por el presidente ruso, Vladímir Putin, informó este jueves el Ejército ruso.

"En la primera jornada de movilización parcial en los comisariados militares se personaron voluntariamente cerca de 10.000 personas sin esperar a recibir su citación", explicó Vladímir Shimlianski, portavoz del departamento de movilización del Estado Mayor ruso, a la agencia Interfax.

Según el decreto presidencial, serán movilizadas 300.000 personas, aunque la prensa independiente informó de la existencia de una cláusula secreta que permitiría al Ejército llamar a filas hasta a un millón de hombres, lo que fue negado inmediatamente por el Kremlin.

El militar explicó que la prioridad en la movilización la tendrán los tiradores, tanquistas, artilleros, conductores y mecánicos, además de otros técnicos y especialistas, independientemente de su rango militar.

En principio, esos reservistas, en los que se valorará la experiencia en combate, serán desplegados no en el frente, sino en la retaguardia de los territorios ocupados por Rusia en el Donbás y el sur de Ucrania.

Serán movilizados los soldados rasos y sargentos no mayores de 35 años, y los oficiales de menos de 55 años, precisó.

Serán eximidos los trabajadores de empresas de la industria militar, los padres de familias numerosas, aquellos que tengan a su cargo inválidos y enfermos, y los rusos que residan permanentemente en el extranjero.

El portavoz castrense subrayó que los 120.000 reclutas que sean llamados a filas para cumplir el servicio militar obligatorio en otoño, no participarán en la campaña militar. Tampoco serán movilizados los estudiantes que tengan que cursar estudios de manera presencial.

Atascos y billetes agotados para huir del reclutamiento

El movimiento pacifista Vesná (Primavera) convocó para el sábado otra protesta nacional contra la movilización después de que la del miércoles se saldara con más de 1.300 detenidos. Según los activistas, a algunos de los detenidos se les entregaron notificaciones para que comparezcan de inmediato en las oficinas de reclutamiento.

La prensa local informó de colas en la frontera con Finlandia, Georgia, Kazajistán y Mongolia para abandonar Rusia.

Medios locales y redes sociales han publicado imágenes del paso fronterizo Verjni Lars, el único entre Rusia y Georgia, en las que se observan atascos kilométricos de centenares de coches de rusos que intentan entrar en territorio georgiano.

Viktoria Platunova, una opositora rusa que se refugió en Georgia tras el comienzo de la guerra en Ucrania, ha comprado ya varios colchones para acoger a compatriotas que huyen de la movilización parcial decretada en Rusia o que llegaron a Tiflis hace unos días como turistas y han decidido ahora quedarse.

Platunova, de 27 años, y su marido, que colaboraban con el Fondo de Lucha contra la Corrupción del encarcelado líder opositor ruso Alexéi Navalni, llegaron a Tiflis en abril, según cuenta a Efe la activista.

"Primero nos hospedamos en un hotel y, luego, conseguimos alquilar un piso de tres habitaciones por 400 dólares mensuales. Ahora esperamos a unos amigos de Moscú, San Petersburgo y Surgut que pueden ser llamados a filas. Están de camino. Los colchones son para ellos", dice la activista.

Viktoria, que conversa con Efe en un café tiflisense engalanado con banderas ucranianas, no cree que el presidente ruso, Vladímir Putin, vaya a detenerse en una movilización parcial. "Ayer a un conocido que vive en Vladikavkaz (capital de la república norcaucásica rusa de Osetia del Norte) le llegó la notificación del llamado a filas, y eso que él nunca estuvo en el Ejército. En mi opinión se trata de una movilización general", sostiene.

Turistas rusos optan por no volver

A Pável, de 38 años, y a dos amigos que llegaron a Georgia como turistas hace cuatro días la noticia de la movilización parcial ordenada por Putin les sorprendió cuando paseaban por Tiflis. Sin pensarlo dos veces, los tres amigos decidieron quedarse en Georgia.

"Quedamos perplejos. Ahora estamos buscando con urgencia un piso para alquilar", dijo a Efe Pável, quien con sus dos amigos trabajaban en una empresa de telefonía móvil.

Tomar la decisión de quedarse en Georgia no fue difícil, ya que los tres son solteros, explicó.

"No queremos combatir. No es una guerra justa. Nos quedaremos en Georgia", resumió Pável.

Según el presidente del comité de Exteriores del Parlamento georgiano, Nikoloz Samjaradze, desde el comienzo de la guerra en Ucrania se han quedado unos 30.000 rusos en Georgia y otros tantos ucranianos que llegaron al país como turistas. "La mayoría de estos 30.000 rusos son de origen georgiano", dijo a Efe el legislador.

En su opinión, es poco probable que se produzca una llegada masiva de rusos, porque es "evidente que Rusia no dejará salir del país a los hombre en edad de ser movilizado". "Pero acoger a la gente que huye del régimen de Putin es una decisión correcta desde el punto de vista humanitario. Que los rusos que vengan vean cómo se puede construir un Estado democrático, como lo es Georgia", recalcó Samjaradze.