Ola de calor sin precedentes

Reino Unido cambia de color: el amarillo tiñe sus parques y jardines por el calor extremo y la sequía

La situación es crítica en varias zonas del sur del país tras 144 días sin llover y ante la amenaza de una nueva ola de calor

EFEUna mujer toma el sol mientras está sentada en un suelo reseco de Greenwich Park, en Londres

La sequía azota con dureza a Reino Unido. El pasado julio fue uno de los meses más secos y calurosos de la historia del país, especialmente en el sur y el este de Inglaterra, donde se registraron los índices más bajos de lluvia desde que hay registros de pluviometría. En muchas zonas del sur del país no ven ni una gota de lluvia desde hace 144 días, convirtiéndose en el periodo más largo sin lluvia desde hace sesenta años y causando que las reservas de agua estén en mínimos históricos.

De hecho, esta situación crítica está dejando imágenes insólitas en muchos parques y jardines, como Hyde Park o Greenwich Park, en Londres, donde el verde del césped ha desaparecido y se ha teñido de amarillo.

EFE | Vista del parque de Greenwich, en el sureste de Londres

No obstante, la situación podría empeorar en los próximos días por la llegada de una nueva ola de calor. La alerta por calor extremo ha entrado este jueves en vigor en Inglaterra y Gales, si bien no se espera que las temperaturas lleguen a los 40 grados, como ocurrió en la primera ola de julio, según ha informado la Oficina de Meteorología (Met).

La alerta ámbar, una por debajo de la máxima -roja-, estará vigente hasta el próximo domingo y afectará en concreto al centro y sur de Inglaterra y parte de Gales. En algunas áreas las temperaturas pueden llegar a los 37 grados, algo inusual en el Reino Unido en verano.

Según la Met, hay un riesgo "excepcional" de incendios debido a que los pastos están muy secos por la ausencia de lluvias, una situación que dura ya más de un mes, por lo que se ha recomendado a la población que evite hacer barbacoas.

La ola de calor, según la Met, puede tener un efecto en la salud de los más vulnerables, como niños y ancianos, y el transporte.

En la ola de calor de julio, Reino Unido registró temperaturas no vistas y por primera vez el país se vio obligado a declarar la alerta roja por el impacto que el calor pudiera tener en personas vulnerables y en algunas infraestructuras, como las líneas ferroviarias.

La sequía se ceba con Europa

La sequía no solo afectando a Reino Unido. El calor extremo y la falta de lluvias se están cebando con el resto de Europa. Hasta un 63% de las tierras de la Unión Europa se han visto afectadas por la sequía, según ha informado el Observatorio Europeo de la Sequía.

En el sur de Alemania se ha decretado la sequía extrema, el segundo nivel de alerta más importante. A pesar de que el sur del país se lleva la peor parte, también en zonas del norte del país, como Berlín, se nota la sequía.

EFE | Detalle del césped seco frente al edificio del Reichstag, en Berlín

La situación también es preocupante en Bélgica, donde se ha decretado esta semana la alerta por la primera ola de calor de un verano que ya está marcado por una prolongada sequía. El mes de julio de 2022 fue el más seco en 137 años, con solo cinco milímetros de agua caída en Bruselas, frente a los 76,9 de media histórica