Putin advierte de que responderá de “manera simétrica” a un refuerzo militar en Suecia y Finlandia

China acusa a la OTAN de buscar "la confrontación entre bloques a nivel mundial" y de "tener las manos manchadas de sangre"

El presidente de Rusia, Vladimir Putin

EFEEl presidente de Rusia, Vladimir Putin

Rusia no tiene las mismas preocupaciones respecto al ingreso de Finlandia y Suecia a la OTAN que en el caso de Ucrania, aunque responderá si surgen amenazas, declaró este jueves el presidente ruso, Vladímir Putin. "No tenemos los problemas con Suecia y Finlandia que tenemos, lamentablemente, con Ucrania. No tenemos inquietudes ni reclamos territoriales, no hay nada que nos pueda preocupar respecto a la pertenencia de Finlandia y Sueca en la OTAN. Si eso es lo que quieren, pues adelante", afirmó a la prensa en Asjabad, citado por Interfax.

Sin embargo, matizó que "ellos tienen que comprender con claridad que antes no afrontaba ninguna amenaza, pero ahora, en caso de que emplacen contingentes e infraestructura militar allí, nosotros nos veremos obligados a responder simétricamente y generar las mismas amenazas que provengan desde esos territorios".

"Se trata de cosas evidentes. ¿Es que acaso no lo comprenden? Todo estaba bien entre nosotros, pero ahora habrán determinadas tensiones, eso es sin dudas evidente, sin eso será imposible. Repito, si generan amenazas", añadió.

El presidente ruso comentó la definición de Rusia como principal amenaza, enunciada la víspera en la cumbre de la OTAN en Madrid, al señalar que "es necesario asumir esto como un hecho". "Para nosotros no es una novedad de que se preparaban desde 2014 para acciones activas en contra nuestra. Justamente esto explica nuestras acciones decididas para defender nuestros propios intereses", explicó.

Según Putin, Estados Unidos necesitaba un enemigo externo para agrupar a sus aliados en base a su presunta amenaza. "Irán no les servía mucho para este papel, Rusia les funciona mejor. Nosotros les dimos esa oportunidad, agrupar alrededor de sí a todos sus aliados en esta nueva vuelta de la espiral de la historia", dijo.

El mandatario ruso calificó a la OTAN como "un rudimento de épocas pasadas, de los tiempos de la Guerra Fría. Nos decían todo este tiempo que la OTAN cambió, que ahora es más bien una unión política, pero todos buscaban la excusa para darle un nuevo impulso como una organización militar". "Pues bien, eso es lo que hacen. No hay nada nuevo en esto", aseveró.

Además, Putin arremetió contra los llamamientos a Ucrania de varios países occidentales a eludir las negociaciones y resolver el actual conflicto en el campo de batalla. "Esto solo confirma nuestras suposiciones de que Ucrania no es el objetivo, que el bienestar del pueblo ucraniano, no es el objetivo de Occidente y la OTAN", afirmó.

Para el mandatario ruso Ucrania "es un medio para proteger los intereses" de Occidente. "Es decir, con las manos de los ucranianos, del pueblo ucraniano, los países de la OTAN quieren afianzarse más, fortalecer su papel a nivel mundial, confirmar su liderazgo, su hegemonía en el sentido directo de la palabra, sus ambiciones imperiales", destacó.

Occidente, según Putin, "siempre habló de su exclusividad, metió en las conciencias de la comunidad internacional la tesis y el lema de 'quien no está con nosotros, está en contra nuestra'". "Todo es la manifestación de la misma política", zanjó.

China arremete contra el nuevo concepto estratégico

Por su parte, China arremetió este jueves contra el nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, al que acusó de estar "sesgado ideológicamente" y de "ser propio de la Guerra Fría", y prometió "respuestas firmes y enérgicas" a todo acto que, a su juicio, "socave" sus intereses.

Pekín, que en otras ocasiones ya había exigido a la OTAN que no exagerara "la teoría de la amenaza china", criticó con dureza al documento de los líderes de la Alianza, dado a conocer el miércoles en Madrid, quienes tras debatir si consideraban a China una amenaza o simplemente un "desafío" se decantaron por esto último.

La OTAN advirtió el miércoles de que China desafía sus "intereses, seguridad y valores", y acusó a Pekín de alinearse con Moscú "en contra de la política de puertas abiertas de la Alianza".

El documento no ha sentado bien en Pekín, cuyos portavoces apostaron por una dura contrarréplica: "treinta años después, la OTAN continúa con su vieja táctica de crear enemigos y de fomentar la confrontación de bloques. Este nuevo Concepto Estratégico ataca y difama maliciosamente a China. Daremos respuestas firmes y decididas a todo acto que socave nuestros intereses", señaló en un comunicado el portavoz de la Misión China ante la Unión Europea (UE).

Según el portavoz, "el nuevo Concepto Estratégico afirma que otros países plantean desafíos y, sin embargo, es la Alianza la que va creando problemas en todo el mundo".

"Se autoproclama una organización defensiva que defiende el orden internacional basado en normas, pero ha pasado por alto al Consejo de Seguridad de la ONU y ha librado guerras contra estados soberanos", agregó.

El portavoz de Exteriores Zhao Lijian lanzó desde Pekín un mensaje similar, acotando que el documento de la OTAN "ignora los hechos, confunde el blanco con el negro y, en definitiva, hace comentarios irresponsables sobre el desarrollo de la política de seguridad china, que es completamente normal. China está muy preocupada y se opone completamente".

Zhao incluso acusó al organismo de "matar civiles inocentes" y de "tener las manos manchadas de sangre", y recordó "la tragedia histórica" que supuso el bombardeo de la Embajada de China en la extinta Yugoslavia a manos de la OTAN, que provocó en mayo de 1999 la muerte de tres periodistas chinos.

"¿Quién está desafiando la seguridad global y socavando la paz mundial? ¿Hay alguna guerra o conflicto en estos años en los que la OTAN no haya estado involucrada?", apuntó el portavoz destacado en la UE, quien agregó que "China nunca ha iniciado una guerra ni invadido otros países".

"No interferimos en los asuntos internos de otros ni exportamos ideología ni imponemos sanciones unilaterales", afirmó.

A ojos de Pekín, China sigue una política exterior "independiente, de paz" y es "un contribuyente al desarrollo global y un defensor del orden internacional".

Sobre el autor de esta publicación