Guerra de Ucrania

Putin moviliza a 300.000 reservistas y amenaza con una respuesta nuclear

"Utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No es un farol", dice el presidente ruso, que cita por primera vez la palabra "guerra" durante su discurso

El presidente ruso, Vladimir Putin, durante su discurso televisado

KREMLINEl presidente ruso, Vladimir Putin, durante su discurso televisado

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado este miércoles una "movilización parcial" de la población en plena guerra en Ucrania, donde las fuerzas rusas han sufrido varios varapalos en las últimas semanas a raíz de una serie de contraofensivas de las tropas ucranianas. Putin ha asegurado que la llamada solo afectaría a los reservistas que hayan cumplido el servicio militar obligatorio y poco después el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, anunció que 300.000 reservistas serían llamados a filas. Además, el jefe del Kremlin, que ha acusado a Occidente de "querer destruir" a Rusia, amenazó con un ataque nuclear "con todos los medios a nuestro alcance" si la integridad del país se ve amenazada. "No es un farol", ha llegado a decir.

La llamada a filas afectará al 1,1 por ciento de los recursos de movilización del país. "Este es un trabajo que será llevado a cabo en línea con un plan", ha señalado Shoigú. "Tenemos unos enormes recursos de movilización entre aquellos que ya han servido (en el Ejército), que tienen experiencia de combate y especialidad militar. Contamos con casi 25 millones de ellos. Se puede entender que esta movilización es parcial", ha explicado.

Por su parte, Andrei Gurulev, miembro del Comité de Defensa de la Duma de Estado -la Cámara Baja del Parlamento ruso-, ha señalado que "habitualmente, la movilización afecta a reservistas de menos de 50 años por motivos de salud", tal y como ha informado la agencia Interfax. "Todos los criterios han sido fijados por adelantado", ha añadido. En cualquier caso, antes de ser enviados a sus unidades, recibirán entrenamiento adicional.

A primera hora de la mañana, en un discurso televisado, el primero dirigido a la nación desde que se inició el conflicto bélico, Putin ha explicado que la medida entra este mismo miércoles en vigor y obedece a la necesidad de defender la soberanía y la integridad territorial del país.

El mandatario ruso, que citó por primera vez la palabra "guerra", insistió en que la decisión de lanzar una "operación militar preventiva (en Ucrania) fue absolutamente necesaria y la única posible", ya que el ataque ucraniano contra el Donbás era inevitable.

Amenaza nuclear

Además, Putin acusó a Occidente de utilizar a Ucrania como un instrumento para atacar a Rusia. El objetivo de Occidente es "debilitar, dividir y destruir finalmente a nuestro país", dijo el jefe del Kremlin, que destacó que "ellos (los occidentales) dicen abiertamente que en 1991 pudieron desmembrar la Unión Soviética y que ahora ha llegado el turno de Rusia".

En ese sentido, Putin denunció que Occidente utiliza incluso el "chantaje nuclear" y "no quiere la paz"

"Se trata no solo de los ataques alentados por Occidente contra la central nuclear de Zaporiyia, que pueden provocar una catástrofe atómica, sino también de la declaraciones de alto cargos de la OTAN acerca de la posibilidad en emplear contra Rusia armas de destrucción masiva", explicó.

"A los que se permiten hacer tales declaraciones sobre Rusia, me gustaría recordarles que nuestro país también tiene varios medios de destrucción, y para algunos componentes más modernos que los de los países de la OTAN. Y si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda utilizaremos todos los medios a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No es un farol", subrayó.

"Y aquellos que intentan chantajearnos con el arma nuclear deben saber que la rosa de los vientos puede volverse en dirección a ellos", advirtió el presidente ruso.

La contraofensiva ucraniana

El anuncio de Putin ha llegado en un discurso a primera hora del día, después de que sus declaraciones, previstas para la tarde del martes, fueran aplazadas en varias ocasiones por motivos no especificados en un momento en el que Ucrania está ganando parte del territorio perdido, lo que ha puesto en entredicho el éxito de la campaña militar rusa.

Y es que, el ejército ucraniano ha recuperado más de 8.000 kilómetros cuadrados en Járkov y ha obligado a las tropas rusas a retroceder en Lugansk.

Todo ello después de que los prorrusos ucranianos, desde las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk a los territorios parcialmente ocupados de Jersón y Zaporiyia, hayan convocado este martes referéndums de integración con Rusia para contrarrestar los éxitos ucranianos en el frente de batalla.

Durante la jornada del martes, el presidente del Comité de Defensa de la Duma de Estado, Andrei Kartapolov, había dicho que las especulaciones sobre una movilización general estaban "absolutamente injustificadas". "No habrá una movilización general, dijo en declaraciones al diario 'Parlamentstaya Gazeta'.

Horas antes, la Cámara Baja del Parlamento de Rusia había aprobado una serie de enmiendas al Código Penal para endurecer las penas de cárcel por actos cometidos en periodo de guerra, incluida la rendición, la deserción y los saqueos.

El proyecto, que incluye los conceptos "movilización", "ley marcial" y "periodo de guerra", anteriormente no mencionados en el Código Penal ruso, será revisado este miércoles por el Consejo de la Federación -la Cámara Alta- de cara a su aprobación y envío al presidente para su ratificación.