MOVILIZACIONES SIN PRECEDENTES

Protestas contra la política 'cero covid' en China: golpeado y detenido un periodista de la BBC

Muchas de las movilizaciones se iniciaron a partir de vigilias y actos en memoria de las diez personas que murieron el jueves en un incendio en un edificio aparentemente confinado en Urumqi

EFELas protestas conbtra las restricciones llegan a Pekín

Un periodista de la cadena británica BBC fue detenido el domingo en Shanghái tras ser “golpeado y pateado” por agentes de la policía china mientras grababa la ola de protestas contra las políticas anti-covid que sacuden al gigante asiático.

El cámara Ed Lawrence cubría las manifestaciones en la megalópolis china este domingo cuando fue “atacado” por varios agentes del cuerpo policial local, denunció el medio británico.

"La BBC está extremadamente preocupada por el trato que recibió nuestro periodista Ed Lawrence, quien fue arrestado y esposado mientras cubría las protestas en Shanghái", afirmó un portavoz del canal estatal a través de un comunicado.

El reportero "estuvo retenido durante varias horas antes de ser liberado. Durante su detención, fue golpeado y pateado por la policía. Esto sucedió mientras se desempeñaba como periodista acreditado", agrega el escrito.

Durante este domingo circularon por las redes sociales grabaciones en las que se mostraba a un hombre de rasgos occidentales, identificado como Lawrence por otros periodistas acreditados en China, siendo esposado por la policía.

En su comunicado, la BBC declaró no haber recibido ningún tipo de explicación por lo sucedido.

“No hemos tenido ninguna explicación o disculpa oficial de las autoridades de China, más allá de una afirmación de los funcionarios que luego lo liberaron de que lo habían arrestado por su propio bien en caso de que se contagiara de covid entre la multitud”, reportó la BBC.

Más detenciones

Este lunes por la mañana, el propio Lawrence escribió en su cuenta de Twitter: "Tengo entendido que al menos un ciudadano local fue detenido tras intentar hacer que los policías dejasen de pegarme".

El Club de Corresponsales Extranjeros de Shanghái emitió un comunicado en el que mostró su "gran preocupación" por la "detención forzosa" de Lawrence: "Esperamos que la Policía y las autoridades garanticen que los periodistas legítimos puedan cumplir con su deber sin enfrentarse a injerencias o a un uso excesivo de la fuerza".

de madrugada, la televisión pública suiza RTS también indicó que su corresponsal en Shanghái, Michael Peuker, fue "brevemente detenido" en la noche del domingo tras una conexión en la que él mismo había contado que estaba "rodeado por tres agentes de policía" mientras les hacía gestos tratando de pedirles calma mientras estaba en directo.

Tras "muchos minutos de negociaciones" con un responsable de la Policía local, Peuker y su cámara fueron liberados aunque los agentes retuvieron su material para "verificar" su contenido antes de devolvérselo a los periodistas.

Shanghái es, junto a Pekín, Nanjing o Wuhan, una de las grandes ciudades chinas donde en los últimos días se han registrado protestas contra las restricciones impuestas por China en su estrategia de 'cero covid'.

Vigilias y protestas

Muchas de las movilizaciones se iniciaron a partir de vigilias y actos en memoria de las diez personas que murieron el jueves en un incendio en un edificio aparentemente confinado en Urumqi (noroeste), la capital de Xinjiang.

Según vídeos y testimonios que circulan en redes sociales, las muestras de indignación que inundaron el fuertemente censurado internet chino el viernes se transformaron este domingo en vigilias en recuerdo de las víctimas, que, según indicaron algunos comentaristas, pasaron los últimos 100 días de sus vidas recluidos en sus domicilios.

Mientras la prensa oficial no da cuenta de los incidentes, algunas grabaciones mostraron cómo cientos de personas marchaban por las calles de diferentes ciudades mientras mostraban hojas de papel en blanco que representaban su oposición a la censura.

Los manifestantes cantaban "Los que os negáis a ser esclavos, alzaos" -una estrofa del himno nacional de China- o 'La Internacional', gritando "queremos libertad", "no queremos hacernos pruebas PCR" o "que les follen a los códigos QR", en referencia a la obligación de escanear con una aplicación móvil los códigos QR sanitarios a la entrada de cualquier establecimiento o incluso en parques para que, cuando las autoridades detecten un contagio, puedan determinar quién ha tenido contacto con esa persona en cada momento.

En algunas de las ciudades, grupos de personas llegaron a gritar "Abajo el Partido Comunista, abajo Xi Jinping", una muestra pública poco habitual de desaprobación sobre las políticas del líder del país.

Las cifras de nuevos contagios del COVID batieron su récord por quinto día consecutivo después de que la Comisión Nacional de Sanidad informase de 40.347 casos detectados en la víspera, de los que 36.525 (más de un 90 % del total) son asintomáticos según los estándares de la institución.

Estas cifras, bajas para los estándares internacionales pero intolerables para las autoridades chinas, se han traducido en restricciones y confinamientos que afectan a buena parte de la población capitalina, tal y como ya ha sucedido este año en otras partes del país como las citadas Urumqi o Shanghái, que vivió este año un duro confinamiento que llegó a prolongarse durante más de dos meses en algunas zonas.