La presa del Nilo construída por Etiopía comienza a generar energía

Etiopía arrancará las turbinas de la Gran Presa del Renacimiento que ha supuesto ,y todavía supone, un conflicto con Sudán y Egipto

presa nilo azul de etiopia

EFEpresa nilo azul de etiopia

presa nilo azul de etiopia

La polémica presa construida por Etiopía en el Nilo Azul, rechazada firmemente por Egipto y Sudán, comenzará a generar energía mañana, según confirmaron este sábado a Efe fuentes del proyecto.

"Una de las turbinas instaladas en la megaplanta hidroeléctrica empezará a generar energía mañana", indicó a Efe Asheber Balecha, director ejecutivo de la Corporación de Energía Eléctrica Etíope.

En total, según este ingeniero, la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD) dispondrá de 11 turbinas con una capacidad total de generación de electricidad de 5.200 megavatios, una vez que el proyecto esté completado en el plazo de los próximos dos años.

Pero, mañana mismo, el primer ministro Abiy Ahemed se encargará de "apretar el botón", explicó Asheber, para que la presa comience por primera vez a generar energía.

La primera turbina que se pondrá en marcha tiene una capacidad de 375 megavatios, pero por el momento solo operará de manera limitada con 180 megavatios.

La GERD es el mayor proyecto hidroeléctrico del continente africano y uno de los más grandes de su tipo en el mundo.

Etiopía la considera estratégica para su desarrollo, tanto en términos de irrigación para su agricultura como en cuanto a su capacidad para producir electricidad, pero el proyecto cuenta con el firme rechazo de los países por los que prosigue el Nilo: Sudán y Egipto.

Tanto Sudán como Egipto consideran que el proceso de llenado de la presa puede afectar severamente los niveles de agua del río en sus respectivos tramos.

Hace ya unos meses, ambos países amenazaron a los "hermanos de Etiopía de tener todas las opciones abiertas" en caso de que tocaran el flujo del agua. Según El Cairo, la falta de avances se debe a "la ausencia de voluntad política de Etiopía para negociar de buena fe".

Por su parte, el ministro de Recursos Hídricos sudanés, Yaser Abás, ha asegurado que recurrirán al Consejo de Seguridad de la ONU, tal y como han planteado los dos países ribereños en más de una ocasión. "El mundo debería prestar atención antes de que sea demasiado tarde", para Sudán "La presa afecta a la seguridad nacional sudanesa y tiene repercusiones regionales".

Tras los problemas de llenado, Etiopía arranca los motores de las turbinas que podrían desencadenar en un mayor conflicto, tanto a nivel de recursos como, en palabras de Sudán y Egipto, de cualquier índole.

Sobre el autor de esta publicación